Rescate de una de las víctimas en la región de Yoshu AP/XINHUA

El fuerte terremoto que sacudió el noroeste de China en la madrugada del miércoles se cobró la vida de 617 personas, mientras que se estima que más de 300 todavía permanecen debajo de los escombros y se registran 9.100 heridos informó hoy la agencia de noticias estatal Xinhua. El presidente chino, Hu Jintao, y el primer ministro Wen Jiabao enviaron instrucciones escritas en las que instaron a los funcionarios a realizar “todos los esfuerzos para salvar vidas y proveer asistencia a las personas”. El gobierno central destinó 200 millones de yuan (unos 29,3 millones de dólares) para tareas de auxilio inmediato.

Monjes tibetanos observan rescate de un herido AP/CCTV vía APTN

El Gobierno de China ha expresado su agradecimiento a la comunidad internacional y ha anunciado que será bienvenida toda ayuda internacional para las víctimas del terremoto registrado ayer miércoles en la provincia de Qinghai, en el noroeste del país, según declaró este jueves el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, citado por la agencia estatal de noticias Xinhua. Decenas de países y organizaciones internacionales, incluida la ONU, han enviado sus condolencias y algunos, incuidos Estados Unidos y Canadá, han ofrecido su ayuda, explicó el portavoz en rueda de prensa. El terremoto, de 7,1 grados en la escala de Richter, causó 617 muertos, 9.110 heridos y cientos de desaparecidos en la Prefectura Autónoma Tibetana de Yushu, en el sur de Qinghai, según las últimas cifras oficiales. / Europa Press

Estructuras de colegios y viviendas quedaron totalmente destruidas AP/XINHUA/ Zang Honshuan

Los suministros de ayuda con alimentos, agua potable y equipamiento médico están llegando a la región afectada, informó a dpa en forma telefónica un portavoz del gobierno provincial de Qinghai. El temblor de magnitud 6,9 en la escala de Richter, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, tuvo su epicentro en la prefectura de Yushu, en la provincia de Qinghai. Al producirse a las 7:49 h. (23:49 GMT) del miércoles el movimiento telúrico sorprendió a buena parte de la población aún durmiendo.

Toma de la televisión china CCTV/AP-XINHUA

El servicio chino registró para el sismo una magnitud de 7,1. El terremoto destruyó el 80 por ciento de la ciudad de Jiegu, sede administrativa de la prefectura de Yushu, donde unas 15.000 viviendas quedaron destruidas, informó la agencia Xinhua. Decenas de miles de personas que habían perdido sus viviendas permanecieron a la intemperie donde reinaban bajas temperaturas en la madrugada del jueves.

Rescatistas tratan de salvar a los sobrevivientes CCTV/AP-XINHUA

la región se necesita con urgencia auxilio médico, medicamentos para los heridos, agua y alimentos. El Ejército organizó vuelos para transportar ayuda material a Yushu. Al menos 56 alumnos murieron en una escuela que se derrumbó por el sismo, según informaron medios estatales chinos. Se calcula que unos 50 alumnos desaparecidos bajo los escombros de una escuela elemental y una escuela de oficios tienen pocas probabilidades de permanecer con vida. Los alumnos rescatados necesitan ayuda. “Todos los alumnos están reunidos en el patio y carecen tanto de agua como de alimentos”, explicó un funcionario de Educación a la agencia Xinhua.

Rescate en la región afectada por sismo de 6.9 grados AP/XINHUA Wang Qiang

AP,XINHUA,CCTV
DPA,LaVanguardia,Twitter

Anuncios

Un terremoto de 6 grados en la escala de Richter ocurrido en la madrugada en la provincia oriental turca de Elazig causó al menos 57 muertos y más de 50 heridos, informó un portavoz del gobierno, Cemil Cicek. El epicentro del sismo, que tuvo una intensidad de 6 grados en la escala de Richter, se situó cerca de la ciudad de Karakocan y afectó a la provincia de Elazig. Hay también decenas de heridos.

La gente se lanzó presa del pánico a las calles y pasó la noche a la intemperie, por miedo a réplicas. Los movimientos telúricos son frecuentes en Turquía, ya que el país está situado en una zona sísmica donde colisionan las placas continentales de Africa y Euroasia.
El seísmo tuvo lugar en una zona montañosa y afectó especialmente a una decena de aldeas, la mayor de ellas compuesta por 150 hogares, cuyas casas están construidas con ladrillos de adobe.
Al primer movimiento de tierra le siguieron hasta 40 réplicas de entre 2,6 y 5 grados, pero cinco horas más tarde otro sismo de 5,5 grados Richter sacudió de nuevo la provincia lo que causó el pánico entre la población.
El gobernador de Elazig, Muammer Erol, explicó a los canales de televisión turcos que los equipos de rescate habían conseguido llegar en helicóptero a todos los pueblos y que 4 personas estaban atrapadas bajo los escombros de una casa en una de las aldeas.

(Fuente:AP Agencia)

“El ‘anillo de fuego’ del Pacífico no se detiene en el ecuador”, cuenta Revkin en su columna Dot Earth, del diario New York Times. Los grandes terremotos llegarán hasta Oregón, el estado de los EEUU peor preparado para los temblores en dicho anillo, artículo reproducido por el Mundo de España. Esta falla no ha causado un gran temblor, un ‘Big One’, desde hace 309 años, y la presión acumulada podría causar un terremoto 9.0 en la escala Richter. Por lo menos, el estado ha reconocido este riesgo y han comenzado un plan para habilitar las escuelas y los edificios públicos a prueba de temblores. Pero, Revkin avisa, “el reloj está en marcha”.

With a computer graphic showing the possible path of tsunami waves from an earthquake in Chile, Dr. Charles McCreery speaks on the phone at the Pacific Tsunami Warning Center, Saturday, Feb. 27, 2010 in Ewa Beach, Hawaii. The State of Hawaii is under a tsunami warning after an 8.8 magnitude earthquake rattled Chile today. (AP Photo/Marco Garcia)

Revkin ha escrito en varias ocasiones sobre los riesgos de otros megaterremotos sobre ciudades poco preparadas para ellos. “Los terremotos (por regla general) no matan gente, son los edificios defectuosos que lo hacen”, dijo Revkin antes del terremoto de Chile, añadiendo que la vulnerabilidad no se limita a países pobres, sino también a Japón y al mencionado estado de Oregón.
Dr. Roger Bilham explica en un artículo en Nature que las Naciones Unidas debería exigir un mínimo de prácticas de construcción que reduzcan los daños en los terremotos.
Revkin cuenta que, El Dr. Bilham me dijo que “ahora mismo se están construyendo edificios en Pakistán e Irán que están casi diseñados para matar a sus ocupantes cuando llegue un terremoto, y llegará”.
Según Revkin, la falla de Cascadia en Oregón en el lecho marino del costa del noroeste acabará creando un temblor que podría tener serias consecuencias, según avisa Patrick Corcoran, especialista en peligros de la Oregon State University.
Según Corcoran esta falla no ha causado un gran temblor, un ‘Big One’, desde hace 309 años, y la presión acumulada podría causar un terremoto 9.0 en la escala Richter. Esta falla ha sufrido cinco ‘Big Ones’ en los últimos 1500 años. Por lo menos, el estado ha reconocido este riesgo y han comenzado un plan para habilitar las escuelas y los edificios públicos a prueba de temblores. Pero, Revkin avisa, “el reloj está en marcha”.

Earthquake Chile/People observe a highway and cars destroyed by an earthquake in Concepcion, Chile on February 27, 2010. (REUTERS/Jose Luis Saavedra)