Este lunes en la noche el gobernador del estado Vargas, al norte de Venezuela, Jorge Luis García Carneiro, informó sobre la presencia de un mar de fondo en la entidad y descartó que el mismo represente algún peligro, por lo cual llamó a los pobladores de la región a mantener la calma.Momentos antes y por diversas vías como Twitter y Facebook los habitantes del estado Vargas reportaron a las autoridades y medios de comunicación venezolanos, una situación irregular en el mar luego de ver, según algunos de los presentes, que éste se había retirado hasta mas de 15 metros de la costa.
En un contacto telefónico con Venezolana de Televisión, Carneiro precisó que efectivos de Protección Civil y del Cuerpo de Bomberos, junto a otros funcionarios de la gobernación, fueron desplegados en todas las localidades, alertas y tomando las medidas de seguridad correspondientes.
El gobernador, reiteró su llamado a la población para que mantenga la calma e indicó que en estos momentos lo más prudente es que todas las personas se retiren a sus hogares, debido a que hay mucha gente que por el asombro se han acercado al mar a curiosear, reseñó la Agencia Bolivariana de Noticias.

Descartó además que el mar de fondo que en estos momentos se registra en Vargas sea un tsunami y agregó que una de las comunidades con las que mayor atención han atendido es la de Mare Abajo, debido a que se encuentra más pegada al mar.
Momentos antes y por diversas vías como Twitter y Facebook los habitantes del estado Vargas reportaron a las autoridades una situación irregular en el mar luego de ver, según algunos de los presentes, que éste se había retirado hasta mas de 15 metros de la costa.

La costa de La Guaira al amanecer se encontraba en calma, según nos reportó el twittero José Albounni quien suministró la gráfica para tranquilidad de los venezolanos.

Las autoridades se mantienen vigilantes, y el gobernador explicó que “hay que tomar las medidas correspondientes”, sin especificar las acciones específicas a realizar.
“Hay una alarma pues en el recorrido de Caraballeda a la Guaira”, los pobladores están sorprendidos por las altas olas y la lluvia en la zona, aclaró García Carneiro.(Ver gráfico de Fuertes Olas para Venezuela)
Sin embargo el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología señaló que no tenían conocimiento del fenómeno y Funvisis precisó que no había registrado ningún acontecimiento sísmico que afectara la normalidad del mar en las costas venezolanas.
Por su parte el Ministro del Interior y Justicia, Tareck el Aissami, se refirió a la situación de mar de fondo que se presentó en el estado Vargas, indicando que es un fenómeno natural común de esta época.
El Ministro realizó un llamado a la calma y a la tranquilidad, recalcando que está totalmente descartado algún otro fenómeno natural en la zona.

Agencia Bolivariana de Noticias
Ocean weather,VTV, Inameh
y Web Aporrea

En esta foto de la televisión se observa un transbordador atrapadoen el hiel del Mar Baltico el jueves 4 de marzo del 2010. El servicio de rescate de Suecia informó que cuatro transbordadores de pasajeros con más de un millar de personas a bordo están atrapadas en el hielo del mar Báltico. (Foto AP/SVT via APTN)

Desde las cuatro de la tarde de este jueves, medio centenar de barcos -según la agencia AFP- permanecen atrapados en el mar, entre los hielos de Kappelskär, archipiélago de Estocolmo, donde docenas de islas están conectadas entre sí. Los barcos trasladaban a pasajeros desde Suecia a Finlandia. Dos de ellos, los transbordadores Amorella y Finnfellow chocaron con fuerza contra enormes masas de hielo que se han formado en el mar y mas tarde entre si, a pesar de que con los motores a toda marcha intentaron evitar la colisión.

(AP Photo / Swedish Coast Guard via Scanpix)


De momento no se conoce si se han registrado desgracias personales. El resto de barcos, entre ellos el Hay, Viking Line, Via Mare y Finn Link (un buque de carga) y Baltic Scandinavian, quedaron encerrados en aquellas aguas heladas y no pueden llegar a sus destinos.
Tres rompehielos, Tor, Vidar Viking e Ymir, se han desplazado a aquel lugar para intentar ayudar. Pero la situación del hielo, su espesor y el viento huracanado que azota la zona crean graves problemas y dificultan la faena.

En las primeras horas del viernes, buques rompehielos intentaban liberar al transbordador Amorella y a dos barcos de carga en el extremo de un archipiélago al noreste de Estocolmo.Mientras tanto, helicópteros de rescate y aviones militares se mantuvieron en alerta en caso de que sean requeridos para trasladar a pasajeros en caso de necesidad, informó la Oficina Marítima Sueca, aunque advirtió que los vientos fuertes de tormenta obstaculizaban las tareas.
“Tan pronto como rompen el hielo se congela de inmediato”, dijo el vocero de los equipos de rescate Peter Lindquist. El funcionario dijo que no hay heridos y que no se tenían planes inmediatos para sacar a las personas de las embarcaciones.
La oficina dijo que entre los barcos atascados está el Amorella, un transbordador de pasajeros con 753 personas a bordo y 190 personas de la tripulación. El barco de 10 pisos pertenece a la Línea Viking, que opera cruceros por el mar Báltico entre Suecia y Finlandia.
Otros barcos atascados en el área son el transbordador y buque de carga Sea Wind, con 32 personas, y el buque de carga Regal Star, con 56 personas a bordo.
Otros tres transbordadores que también se atascaron en el hielo pudieron liberarse el jueves.
Uno de esos barcos, el Finnfellow, chocó ligeramente con el Amorella cuando el hielo juntó a ambas embarcaciones, pero ninguna de las embarcaciones sufrieron daños graves, dijo Lindquist, quien agregó que “sólo sufrieron rasguños en la pintura”.
Unos 50 barcos quedaron atascados en el hielo a lo largo de la costa oriental de Suecia, informó Johny Lindvall, quien administra el servicio de rompehielos de la administración marítima.
La gruesa cubierta de hielo no es rara en el norte del mar Báltico, pero resulta poco común que el hielo se vuelva lo suficientemente grueso en el archipiélago de Estocolmo como para atrapar transbordadores de pasajeros de motores poderosos, como el Amorella.
No hay peligro para los pasajeros mientras lleven a bordo suficiente comida
Peter Lindqvist, portavoz del Centro de Coordinación de Salvamento Marino, comentó que ésta es una situación nunca vivida con anterioridad, lo que se debe a las extremas temperaturas bajo cero que azotan Suecia desde hace dos meses, y que de momento parece imposible evacuar a los pasajeros. Por su parte Helena Ericsson, jefe de Información de Viking Line y de Isabel Amorella ha comunicado que no saben cuando esos pasajeros podrá volver a tierra o continuar su viaje.

Parte del malecón del casco histórico de la capital cubana quedó bajo el agua debido a un frente frío que provocó fuertes y constantes vientos que levantaron olas de entre uno y tres metros, por encima del muro de contención.No se informaron sobre víctimas o daños materiales y algunos vecinos dijeron que familias que viven sobre la arteria suelen evacuar en casos similares que se registran durante el invierno.

Bomberos y rescatistas patrullaban la zona y un fuerte dispositivo desviaba el tránsito por calles interiores de Centro Habana y La Habana Vieja.

“Hace años que no veía algo así, sobre todo en temporadas en las cuales no hay ciclones. El clima está mal”, dijo a la AP María Hernández, portera de un edificio que colinda con el Malecón y desde donde veía las olas gigantes de más de tres metros.

El Instituto de Meteorología pasó un parte en el cual advirtió sobre las entradas de mar.
“Habrá fuertes marejadas con peligro para la navegación en todo el litoral Norte occidental que se extenderán gradualmente a la costa Norte central, con inundaciones costeras que pueden llegar a ser moderadas en zonas bajas de la costa Norte occidental, incluyendo el Malecón Habanero”, indicó la nota.

“La penetración del mar comenzó en la madrugada, cuando nosotros abrimos ya había agua”, comentó el dependiente de un bar ubicado en el casco histórico de la capital.

El Ministerio del Transporte suspendió las salidas programadas hacia la Isla de la Juventud, en el suroeste de Cuba, “debido a las condiciones hidrometeorológicas” con olas de “hasta cinco metros” que “afectan la seguridad de la navegación”.

Fotos Sergio Abel REYES REINOSO
La Habana-Cuba