Libios están celebrando el final de sus ocho meses de la revolución después de la muerte del ex dictador Muammar Gaddafi que fue anunciado por su ministro de facto Mohammed Jibril. Un vídeo se ha convertido aparentemente en la muestra de Gaddafi vivo pero herido en la custodia de los rebeldes y luego su cadáver mostrado como trofeo de guerra. El video empezó a surgir poco después de que el Consejo Nacional de Transición (CNT) anunció, a última hora del jueves por la mañana, que había capturado el último bastión del líder depuesto – la ciudad costera de Sirte. Dos portavoces rebeldes confirmaron los reportes de la muerte de Gaddafi, que también fue atestiguado por las tropas en tierra.

La imagen de arriba es de una emisión de vídeo del teléfono móvil de Al-Jazeera, que había un periodista sobre el terreno en Sirte. Con esa transmisión de video en todo el mundo, NTC presidente Mohammed Jibril anunció que Gaddafi había muerto en una conferencia de prensa. El Presidente de EE.UU. Barack Obama la noche del jueves llamó a un “gran momento” para Libia. Obama, en una velada indirecta a Siria y otros líderes que se resisten a las protestas de la Primavera Arabe, declaró que “un Gobierno de mano dura inevitablemente llega a su fin”.

A Gadafi, lo asesinaron, aseveró el presidente venezolano Hugo Chávez al referirse a los sucesos en Sirte. Bueno, es un atropello más a la vida, ¿qué más se puede decir?”, dijo Chávez a periodistas.
Chávez, quien ha destacado reiteradamente su amistad con el fallecido líder, dijo que se recordará a Gaddafi “toda la vida como a un luchador”.
En su opinión, la muerte de Gaddafi no supondrá el final de la resistencia del pueblo libio.
“Esta historia en Libia está comenzando apenas porque ahí hay un pueblo, hay dignidad”, señaló, y agregó que “el imperio yanqui no podrá dominar este mundo”.

Réplica de la espada en oro de El Libertador Simón Bolívar dada a Gaddafi

A diferencia de la mayoría de las opiniones alrededor del mundo, el presidente venezolano, reiteró que la muerte del ex líder libio fue un “atropello” a la vida y aseguró que será recordado como un “mártir”.

La confusión sobre la muerte de Gaddafi será un recordatorio de los desafíos que enfrentarán los libios para imponer orden en medio del caos, un legado de los ocho meses de un violento conflicto.
La muerte o captura de destacados colaboradores, entre ellos posiblemente dos de sus hijos, cuando una caravana blindada desafió los bombardeos de la OTAN e intentó huir de la ciudad, podrían calmar los temores de que las fuerzas leales se reagrupen.
Sin embargo, un video tomado con un teléfono celular que muestra a un hombre que parece ser Gaddafi vivo y recibiendo golpes podría exacerbar a sus simpatizantes.

Jibril, leyendo lo que dijo era un informe de una autopsia, informó que Gaddafi había sido sacado sin oponer resistencia de una “alcantarilla”. Luego recibió un disparo en un brazo -no estaba claro quién disparó- y tras ello fue colocado en una camioneta que “quedó en medio del fuego cruzado” mientras llevaba al ex líder, de 69 años, al hospital.
“Fue cuando recibió un disparo en la cabeza”, dijo Jibril, añadiendo que no estaba claro qué lado había disparado.

El presidente francés Nicolas Sarkozy, que dirigió junto a Gran Bretaña la campaña de la OTAN para apoyar la revuelta rebelde, elogió el inesperado devenir de los acontecimientos. Había pocas evidencias de que Gaddafi se encontrara en Sirte.
Pero también aludió a los temores de que, sin el elemento común de odio contra Gaddafi, Libia pueda sumirse en disputas internas similares a las que vivió Irak luego de la caída de Saddam Hussein.
“La liberación de Sirte debe señalar el comienzo de un proceso acordado por el CNT para establecer un sistema democrático en el que todos los grupos en el país tengan su lugar y donde las libertades fundamentales estén garantizadas”, dijo en un comunicado.

Según la televisión española RTVE y agencias internacionales, el cuerpo de Muamar Gadafi espera en un congelador de Misrata a ser enterrado mientras los rebeldes se ponen de acuerdo en el momento y el lugar del sepelio en un momento en que crecen las dudas sobre las circunstancias en las que el exdictador falleció después de que el forense haya confirmado que falleció por un disparo en la cabeza.
El Consejo Nacional de Transición (CNT), el gobierno de facto de la nueva Libia, había anunciado que iba a enterrar en un lugar secreto el cadáver para respetar la tradición islámica pero han cambiado de opinión ante las evidencias de que Gadafi pudiera haber sido ejecutado de forma extrajudicial por sus comabatientes en Sirte.

“Les he dicho que dejemos el cuerpo en el congelador por unos días para asegurarnos de que todo el mundo sabe que está muerto”, ha declarado a Reuters el ministro de Petróleo del CNT, Ali Tarhouni, que ha detallado que el cuerpo sigue en Misrata, el feudo rebelde que fue asediado por las tropas de Gadafi durante semanas en la guerra civil.

Desacuerdo en el CNT
Preguntado sobre los detalles del entierro, incluida la ubicación del entierro, ha asegurado que aún no hay decisión tomada y que la decisión se tomará en unos días pero otra fuente ha subrayado que el cuerpo será enterrado en las próximas 24 horas, algo fundamental para cumplir con la tradición musulmana.
“No hay acuerdo en el lugar del entierro. Bajo el Islam debería haber sido enterrado rápidamente pero tienen que llegar un acuerdo sobre su lo entierran en Misrata, Sirte o en cualquier otro lugar”, ha declarado otra fuente del CNT.

De hecho, el comandante Abdul-Salam Eleiwa, ha asegurado que Gadafi tiene “ese derecho como todo musulmán a ser enterrado con su cuerpo lavado y tratado con dignidad” y ha asegurado que espera que su cuerpo sea enterrado en las próximas 24 horas.
La disputa sobre el entierro muestra una división entre el CNT y los combatientes sobre el terreno, que consideran que deben tener opinión en el entierro de Gadafi dado que ellos fueron los que lucharon para echarlo del poder y cazarlo.

El precedente de lo ocurrido con Osama Bin Laden, que fue lanzado al mar provocando el malestar entre musulmanes y la ira de sus seguidores, sigue estando presente.
Gadafi fue capturado vivo en su localidad natal, Sirte, pero más tarde murió en circunstancias que no se han aclarado hasta el momento.

La clave de todo este acontecimiento sobre la muerte de Gaddafi está en la herida de bala que se han encontrado en la cabeza y que tanto los periodistas como los insurgentes han podido ver de primera mano en el mercado viejo de Misrata, donde se encuentra el cuerpo.Los resultados de la investigación se darán con el tiempo.

“Alá es grande”, han gritado los combatientes del CNT al ver el cadáver del líder libio, que gobernó el país con mano de hierro durante 42 años.

Reuters,EFE,RTVE,AFP,AP,DPA
Aljazeera,RusiaToday,Youtube,Twitter,
Libyan Youth Movement

Anuncios