Las cámaras de seguridad de la Universidad de Utah han recogido lo que parece ser la ‘impresionante’ caída de un meteorito la medianoche del miércoles sobre el estado norteamericano. El resplandor fue tan intenso que pudo ser visto a cientos de kilómetros, en Nevada, los Ángeles, Idaho o Wyoming, según han recogido diferentes webs y medios de comunicación.
Algunos testigos del fenómeno han apuntado a medios de comunicación locales que «un flash tornó la oscuridad de la noche en luz como si fueran las doce del mediodía, por algunos segundos». También han asegurado haber escuchado «una gran explosión» cuando la luz desapareció. La roca, aunque es difícil de medir, podría tener «el tamaño de la cabeza de una persona».
El meteoro explotó pasada la medianoche. Algunos expertos apuntan a que podría tratarse de una de las rocas de las Leónidas, una famosa lluvia de meteoros que cada año es visible por estas fechas cuando la Tierra atraviesa la cola de desechos del cometa Temple-Tuttle.
Las Leónidas se caracterizan por ser muy veloces (sobrevuelan el firmamento a una velocidad de 71 kilómetros por segundo, más de 50.000 por hora) y, generalmente, dejan una gran estela. En realidad se trata de una lluvia de desechos sobrantes del Temple-Tuttle.
Cuando la órbita del cometa alcanza el punto más cercano al Sol, llamado perihelio, arroja una gran cantidad de material.
Si la Tierra pasa en ese momento por la cola de desperdicios, la lluvia es monumental. Es lo que ocurrió durante los años siguientes a 1998. Así, 2000 y 2002 fueron años de «grandes tormentas».
En estos momentos, sin embargo, se viven «los últimos coletazos» de ese fenómeno, con lo que el material visible es más disperso. Sin embargo, en Utah se han llevado una gran sorpresa.No es para menos, ahora que se ha estrenado la película sobre catástrofes naturales como ‘2012’.


*Las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo son un espectáculo de estrellas fugaces o meteoros, que dejan una estela de luz en el cielo cuando las partículas del cometa Swift-Tuttle del que proceden se desintegran en la atmósfera. La lluvia tiene lugar cada año por estas fechas, cuando la órbita de la Tierra se cruza con la del cometa, que tarda unos 130 años en completar una vuelta completa alrededor del Sol.

Parque Nacional Los Padres, en California.(Reuters-2009).En España se vieron las perseidas en unos 200 meteoritos por hora.

Parque Nacional Los Padres,California.En España se vieron las perseidas en unos 200 meteoritos por hora.(Reuters -2009)

Las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, alcanzaron este miércoles su nivel máximo de actividad entre las 19:30 y las 22 horas (horario penínsular). Según astrónomos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los aficionados a la astronomía pudieron observar hasta 200 estrellas fugaces en una hora.
Como explica el investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), en Granada, Pablo Santos, lo que se conoce como estrellas fugaces son, en realidad, meteoros: partículas de polvo de tamaño variable que los cometas van dejando a lo largo de su órbita mientras giran alrededor del Sol.

En contadas ocasiones, La Tierra entra en contacto con la órbita de un cometa y los restos de partículas de los que éste se desprende se desintegran al entrar en contacto con la atmósfera terrestre. En el caso concreto de Las Perseidas, los meteoros que surcan el cielo español cada año por estas fechas proceden del cometa Swift Tuttle, que tarda unos 130 años en dar la vuelta alrededor del Sol y que fue visto por última vez en nuestro planeta en 1992.
Generalmente, las lluvias de meteoros son bautizadas con el nombre de la constelación donde se encuentra el punto radiante: el punto del cielo desde el cual parecen provenir los meteoros en el instante del máximo de actividad. La lluvia de estrellas de agosto se localiza en la constelación de Perseo, de la que recibe el nombre de Perseidas.
La popularidad de las Lágrimas de San Lorenzo no sólo se debe al mes en el que acontecen, sino también a su gran actividad. De hecho, las primeras referencias a esta lluvia de estrellas datan de hace unos 2.000 años y provienen de oriente, donde algunos observadores chinos ya registraron el fenómeno. Sin embargo, hasta el siglo XIX no se relacionó esta lluvia de estrellas con la actividad de un cometa.

Parque Nacional Los Padres, en California( Reuters-2009)

Parque Nacional Los Padres, en California( Reuters-2009)