Ciudad de México batió el récord Guinness al mayor árbol navideño del mundo, con uno de 112,35 metros de altura, 35 de diámetro y 330 toneladas de peso.Es el segundo récord Guinness de este año 2009 que obtiene México.El primero fue con la gran parada de Thriller en homenaje al fallecido astro del Pop Michael Jackson y ahora, un segundo récord con el Arbol de Navidad más grande del mundo, superando a los europeos.
La nueva marca supera por 24 centímetros al adorno navideño de Aracaju (Brasil), ciudad que mantenía el récord desde 2007 de manera consecutiva con un árbol navideño de 110,11 metros de altura.
El español Carlos Martínez representantes del libro de los récord Guinness validó hoy la nueva marca en la Glorieta de la Palma, ubicada en la emblemática avenida Paseo de la Reforma, donde se encuentra ubicado el árbol de Navidad mexicano, que permanecerá en ese lugar durante 36 días.

“La posibilidad de que no se batiera récord existía pues la altura de Brasil se superó solamente por unos 24 centímetros pero finalmente hemos corroborado y quedado satisfechos sin ningún problema de que ahora México cuenta con este nuevo Guinness”, explicó a la prensa Martínez.
El encendido de luces del gigantesco árbol, se realizó pasadas las 20:30 horas locales (02:30 GMT), lo que marcó el inicio de los festejos navideños en la capital mexicana, donde viven unas 19 millones de personas.
El alcalde del Distrito Federal, el izquierdista Marcelo Ebrard, encabezó el acto de iluminación del árbol, durante el cual la orquesta Shola Cantorum y el Marichi Gama Mil interpretaron música navideña.
Desde el pasado 29 de octubre iniciaron los trabajos de construcción de este enorme adorno navideño a cargo de unos 200 trabajadores mexicanos y brasileños, explicó a Efe Julio Galman, encargado del Proyecto “El árbol de navidad más grande del mundo”.
Según Galman, el árbol fue decorado con 72 kilómetros de series de micro-lámparas, 80.000 metros de cables eléctricos y 600 luces estroboscópicas, entre otras cosas.En este video puede verse cómo se construyó el ggantesco árbol de Navidad que ilumina cada noche la vida de los mexicanos y visitantes.


De acuerdo con Guinness World Récord la ciudad brasileña de Aracaju mantuvo en 2007 y 2008 el récord Guinness con el árbol navideño más grande, cuya estructura es de 110,11 metros de altura (equivalente a un edificio de 40 pisos) con 20.000 lamparillas eléctricas y 2.000 luces estroboscopicas.
El Distrito Federal presenta este año su campaña denominada “La magia de la Navidad” con la que espera atraer unos 3 millones de turistas nacionales y extranjero.


Camino a Belén
http://www.goear.com/files/sst4/mp3files/19122007/eccf70c5f6948efbf36208768d495b1f.mp3″
Un inmenso abeto de 30 metros de alto, siete metros de diámetro y 14 mil kilos de peso, procedente de la región belga de Valonia, fue trasladado al Vaticano, para ser colocado en la plaza de San Pedro junto al tradicional Portal de Belén que se coloca todos los años durante la Navidad.El árbol tiene un centenar de años y sus ramas inferiores llegan a extenderse hasta los diez metros. El Estado de Jalisco donó también un pesebre y los adornos del árbol de Navidad, en el marco de las celebraciones del XV aniversario del restablecimiento de las relaciones entre México y la Santa Sede.


Según señalaron los encargados del traslado desde la región belga, una de las más verdes y boscosa de toda Europa, las dimensiones del abeto son dignas de entrar en el libro “Guinnes de los récords”.
El árbol es un regalo al papa Benedicto XVI y es iluminado con miles de bombillas y adornado con las tradicionales guirnaldas navideñas.
El abeto será encendido el 18 de diciembre en una ceremonia en la participará el ministro de Economía de la Región Valonia, Jean Claude Marcourt; el embajador de Bélgica ante la Santa Sede, Franck de Coninck, y el obispo de Lieja, Aloys Justen.
El Vaticano entró hace varias semanas en el periodo navideño con el comienzo de las obras de construcción del espectacular belén, que desde la decisión de Juan Pablo II en 1982, preside la Plaza de San Pedro en Navidad.
Un equipo de trabajadores monta desde mediados de noviembre la estructura del belén, donde serán colocadas las principales esculturas tradicionales en el Nacimiento, que como todos los años, ocupará el espacio delante del obelisco, en el centro de la plaza.

Roma descubre la Navidad mexicana

Durante la Audiencia general de este miércoles, en el Aula Pablo VI del Vaticano, se presentó al Papa Benedicto XVI el belén y el árbol mexicanos que permanecerán durante este tiempo natalicio hasta inicios de febrero en ese lugar de encuentro del Papa con los peregrinos.
No es la primera vez que el aula se adorna con decoraciones mexicanas: hace dos años el Estado de Jalisco donó también un pesebre y los adornos del árbol de Navidad, en el marco de las celebraciones del XV aniversario del restablecimiento de las relaciones entre México y la Santa Sede.El Papa recibió al Gobernador del Estado de México, Enrique Peña y a su futura esposa, la actriz mexicana Angelica Rivero, recordada por su papel en ‘La Gaviota’.
El segundo país con mayor número de católicos en el mundo este año, en esta ocasión, presenta además una muestra fotográfica sin precedentes en Roma: se trata de murales de paisajes del Estado de México, expuestos a turistas, peregrinos y curiosos en la Vía de la Conciliación, la avenida que une el Vaticano con la ciudad de Roma.
Se trata de veinte imágenes de un metro de altura que muestran escenas de inspiración religiosa de los municipios mexiquenses de Texcoco, Sinacantepec, Toluca, Valle de Bravo, Teotihuacan, Malinalco, Acolman y Tepozotlán.

El Papa muy contento con el Belén

En declaraciones a la agencia ZENIT, monseñor Aguiar Retes explica que con esta iniciativa México quiere compartir el espíritu de la Navidad con los romanos y las decenas de miles de peregrinos que vendrán en estos días a la Ciudad Eterna.
Y revela: “vi que el Santo Padre estuvo muy contento al contemplar el nacimiento”.
“La Navidad es una fiesta familiar, una fiesta que integra a los miembros, en la que se hace un intercambio de regalos, se comparten los alimentos y se recuerda que el mayor intercambio que el Señor nos ha dado ha sido su Hijo. Por lo tanto es un momento de evangelización muy importante”, aclara.”Creo que México tiene mucho que ofrecer y las posadas, las piñatas, que son tan propias poco a poco van a ir integrándose en otros ámbitos, tanto en Estados Unidos, con los migrantes, como en otros países de América Latina”.