El huracan Alex obligo a reducir las labores de limpieza del derrame de petroleo en el Golfo de Mexico y extendio la mancha negra de crudo hacia las playas afectadas desde Louisiana hasta el noreste de Florida, informaron hoy autoridades.El huracan levantaba olas de 3.6 metros de altura, segun el Servicio Meteorologico Nacional, lo que obligo a la empresa British Petroleum (BP) a reducir las operaciones de recuperacion de petroleo y a enviar dos barcos que realizaban esa tarea de regreso a la costa.En la gráfica de NOAA puede verse al Huracán Alex en la zona del Golfo de México.

Haga clik en el link Huracán Alex Flash y donde dice stop para comenzar ver en start la magnitud de lo que afrontarán Texas y México.(Vista del Avance del Huracán con imagen en movimiento)
HURACAN ALEX FLASH

Las enormes olas y la mar agitada tambien impidieron que personal de limpieza en las playas realizara su trabajo la mañana de este miercoles, de acuerdo con Charles Taplin, un portavoz del Comando Unificado Conjunto en Houma, Louisiana, citado por la cadena CNN.
Tambien se estudia si se debe continuar el uso de dispersantes aereos mientras la tormenta afecta la region, dijo Taplin.
El huracan “Alex” se desplaza en direccion oeste alejandose de la mancha de crudo, pero genera vientos de mas de 40 kilometros por hora frente a las costas que van desde el delta del Mississippi en Louisiana hasta Florida.
En algunas islas de Louisiana y Alabama se reporto que la tormenta empujo hacia la playa bolas de alquitran (chapapote).
El mal tiempo seguira en el Golfo durante el jueves, de acuerdo con el Meteorologico Nacional.
“Alex” tiene vientos de 325 kilometros por hora, con una extensión de 60 millas y se espera que esta noche o la madrugada del jueves entre a tierra en algun punto entre Tamaulipas, Mexico, y el sur de Texas.

Anuncios

IMPACTANTES IMAGENES DEL DERRAME PETROLERO EN EL GOLFO DE MEXICO, QUE SE EXTIENDE HACIA COSTAS DE LOUISIANA, AMENAZA ALABAMA, MISSISSIPPI Y FLORIDA, CORTESIA DE BOSTON GLOBE Y AGENCIAS INTERNACIONALES DE NOTICIAS

La Casa Blanca interviene hoy de forma más agresiva para contener la mancha petrolera que se esparce desde una plataforma en el golfo de México, casi 10 días después de iniciada la catástrofe.
El gobierno movilizó recursos y personal de la Armada para que se uniera a la Guardia Costera de Louisiana, el personal de la compañía British Petroleum, pescadores de la región y hasta convictos del estado con el objetivo de evitar que el crudo toque tierra,reseña Prensa Latina.

La administración de Barack Obama calificó el derrame la víspera como un desastre nacional, cuya repercusión nadie se atreve a calcular hasta el momento ante la imposibilidad de cerrar las brechas bajo el agua por donde sale el petróleo hacia el mar.
Especialistas de la Guardia Costera y la petrolera británica certificaron que el desastre era mayor a lo creído, al descubrir que producto de un tercer boquete, el torrente de crudo incorporado al medio ambiente era cinco veces superior a lo imaginado.

Helicópteros que sobrevuelan el territorio reportaron anoche la llegada de manchas de escaso espesor a las playas de Plaquemines, en Louisiana, y calcularon que la punta de la marea negra se aproxima a apenas 10 kilómetros.
Ecologistas temen por el futuro de unas 400 especies que habitan en la región del delta del Mississippi y los pantanos del sureste de Louisiana, entre ellos, varios tipos de aves migratorias, pelícanos, nutrias de río y visones, refiere la televisora NBC.

Ninguna de las barreras instaladas para impedir el paso del combustible, ni la quema de porciones de la mancha resultó efectiva hasta el momento, y se espera que los trabajos se dificulten aún más dentro de los pantanos.
El desastre acarreará además grandes pérdidas a la industria pesquera y turística del sur estadounidense, así como a la actividad portuaria en el Mississippi, en cuyo curso se encuentran importantes enclaves como el de Nueva Orleáns.

La British Petroleum, operadora de la plataforma accidentada el pasado 20 de abril, calcula pérdidas por miles de millones de dólares, no ya sólo en los esfuerzos de limpieza, sino también por concepto de indemnizaciones, multas y otros gastos.
Además, expertos citados por The New York Times consideran que el futuro de la compañía en el golfo de México está en riesgo, dada la poca efectividad para contener el derrame y las críticas que comienzan a cernirse sobre la exploración a mar abierto.

Los estados de Florida y Alabama también declararon el estado de emergencia

En horas de la madrugada del viernes empezaron a llegar, muy cerca de la desembocadura del río Mississippi, las primeras trazas de petróleo fruto de la explosión de una plataforma petrolera en el Golfo de México, con lo que se empezaron a ver aves muertas o contaminadas con crudo.
El derrame se originó después de la explosión de una plataforma operada por la British Petroleum (BP), lo que provocó el vertimiento en alta mar de unos 5.000 barriles diarios, desde un pozo a 1.525 metros de profundidad marina.

Llenando formas para suministrar sus botes a la Guardia Costera y poder contener el derrame petrolero en Lousiana

Según el diario ‘El País’, de Madrid, a pesar de que, en teoría, todas las plataformas de extracción cuentan con mecanismos para resolver este tipo de situaciones, en este, el sistema hidráulico que podría cerrar el paso de crudo se destruyó con el resto de la plataforma y de dos mecanismos de emergencia -uno automático y otro de activación remota-: uno falló y el otro nunca fue instalado. Queda una válvula de cierre manual que las máquinas robot intentan operar con su brazo mecánico.

Hasta ahora, Louisiana es el estado más afectado, según su Departamento de Fauna, Flora y Vida Marina. El crudo amenaza a más de 400 especies y el gobernador del estado, Bobby Jindal, le exigió al presidente Barack Obama que le dé los fondos para que 6.000 efectivos de la Guardia Nacional se desplieguen en la zona para minimizar los daños, quienes acompañarían a reclusos, entrenados vertiginosamente, para ayudar a limpiar las costas y a recoger a los animales contaminados.


Zona rica en biodiversidad

La importancia de esta área, expresa el diario El Tiempo radica en que es un ecosistema de gran diversidad, del cual depende gran parte de la pesca de mariscos en el país, además de ser la zona de descanso de más del 70 por ciento de las aves acuáticas estadounidenses.
Este viernes, BP afirmó, a través de su portavoz Sheila Williams, que “asume toda la responsabilidad por la marea negra y la limpieza”, y que pagará los daños y perjuicios a las personas afectadas por el derrame de crudo.

Horas antes, el gobierno de E.U. había aumentado la presión contra BP al afirmar que debe hacer más para enfrentar el desastre.
Obama, de hecho, ha salido ha hablar del tema dos veces en las últimas 24 horas. En una de esas intervenciones, afirmó que a pesar de que la explotación marina de petróleo estará suspendida hasta que no concluyan las investigaciones, esta seguirá siendo un pilar básico de la política energética del país, aunque recalcó que debe hacerse de forma segura y responsable.

El mes pasado, el presidente estadounidense había propuesto al Congreso la apertura de exploraciones en aguas del Atlántico y Alaska con el fin de buscar autoabastecimiento.
Por lo pronto, el reloj sigue corriendo y el pozo sigue arrojando petróleo al mar, amenazando también las costas de Alabama, Mississippi y Florida.

La esperanza es que la excavación de un nuevo pozo de alivio pueda controlar la fuga. El problema es que eso podría tardar varios meses y que, en ese momento, quizás sea muy tarde para evitar lo que se presagia como uno de los mayores desastres ecológicos en la historia de Estados Unidos.

Momento de la explosión en la plataforma petrolera y el consecuente derrame de petróleo.NASA



La NASA publicó hoy imágenes satelitales en las que se puede apreciar la gran extensión que ha adquirido el derrame de petróleo producto del hundimiento de una plataforma petrolera en las costas de México y cuya expansión amenaza a la costa estadounidense.De acuerdo con la NASA, se estima que diariamente se vierten 42 mil galones de petróleo producto del hundimiento –registrado el jueves- de la plataforma “Deepwater Horizon” en el golfo de México, que dos días antes había explotado por razones que se investigan.Las imágenes fueron obtenidas hace dos días gracias a los satélites Agua y EO-1. Otra fotografía también fue capturada por el radar Envisat, de la Agencia Espacial Europea (ESA en inglés).

En la gráfica de la NASA pueden observarse cerca de la costa dos barcos en medio de la gran mancha negra

La vasta mancha de petróleo de cerca 4.800 kilómetros cuadrados -producto de dos fugas de la plataforma hundida a 1.500 metros de profundidad- se encontraba hoy a unos 50 km de las costas de Louisiana (sur de Estados Unidos), cuna de un ecosistema frágil compuesto por numerosas especies de aves acuáticas
Según la guardia costera, sin embargo, no se trata de petróleo puro y espeso, sino de una combinación ligera de crudo con agua.
Las autoridades estadounidenses y la compañía petrolera BP, que operaba la plataforma, implementaron una serie de complejas estrategias que intentan sellar las fugas debajo del agua. En caso de fracaso, BP podría perforar los conductos de seguridad destinados a inyectar un material especial para tapar definitivamente el pozo. Pero ello podría llevar de “dos a tres meses”, señaló un portavoz de las operaciones, Bill Salvin.

Derrame petrolero en el Golfo de México captado por la NASA

“No sabemos qué técnica funcionará al final”, dijo el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles. “Queremos solucionar el tema lo antes posible”. En los trabajos colaboran cerca de un millar de operadores y varias decenas de barcos.

El Derrame de petróleo en el Golfo de México, hace crecer día a día los daños causados por la explosión de una plataforma estadounidense y su posterior hundimiento. El accidente se inició el 20 de abril y 126 personas están desaparecidas desde entonces.Aparentemente provocado por un aumento de presión en el pozo petrolífero, el derrame continúa: todos los días, cantidades equivalentes a unos 1.000 barriles de crudo se están esparciendo en el Golfo de México, y el impacto ambiental del accidente tendrá consecuencias catastróficas.Meteorólogos han advertido de que los vientos cambiantes podrían desplazar la mancha de petróleo hacia la orilla, el viernes de noche.
La mancha de petróleo, en la actualidad, cuenta con una circunferencia de cerca de 600 millas (970 kilómetros) y cubre alrededor de 28.600 millas cuadradas (74.100 kilómetros cuadrados). Su borde de ataque está a sólo 20 millas (32 kilómetros) al este de la desembocadura del Mississippi.

Las autoridades estadounidenses estiman que el oleoducto, fracturado tras el hundimiento de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, la semana pasada, derrama 5.000 barriles de crudo al día.
Un experto dijo a la BBC que este accidente es potencialmente más dañino que el derrame del barco petrolero Exxon Valdez, ocurrido en 1989, cerca de las costas de Alaska. Entonces se vertieron 41 millones de litros.



“Lo de Exxon Valdez va a parecer pequeño si esto continúa”, aseguró Mike Miller, director de Safety Boss, una compañía que cobró fama apagando incendios en pozos petrolíferos tras la guerra en Kuwait.
La filtración parece ahora tan grande que se calcula que en menos de dos meses podría alcanzar el desastre del Exxon Valdez.

Tercera rotura

La contraalmirante a cargo de las labores de limpieza, Mary Landry, informó que se descubrió una tercera rotura en el oleoducto.
Desde que la explosión tuvo lugar el pasado 20 de abril, tanto autoridades estadounidenses como técnicos de British Petroleum (BP), compañía que administraba la plataforma, han estado intentando contener la fuga de petróleo con diferentes técnicas.
La última iniciativa fue crear un “incendio controlado” del crudo que se acumula en la superficie, a partir de la utilización de barreras especiales de confinamiento. El objetivo es evitar que el petróleo alcance los pantanos del estado de Louisiana,tal como lo reporta la Agencia Espacial Europea (ESA)
La quema del petróleo tuvo lugar a unos 50 kilómetros al este del delta del río Missisippi, el más grande de Estados Unidos.
Sin embargo, la quema controlada puede tener un impacto negativo en la atmósfera. Según aclaró Miller, “no se trata de una solución a largo plazo”.