Fuertes réplicas del poderoso terremoto del fin de semana despertaron a los chilenos este viernes, en medio de cifras confusas del Gobierno por el número de muertos que dejó la catástrofe.
Una ola de sismos remeció la zona central y sur del país en las primeras horas del viernes, dijeron testigos de Reuters. La situación se repite día a día. El mayor alcanzó una magnitud de 6,3 a las 06.19 hora local (0919 GMT), en las costas de la sureña ciudad de Concepción, en la región de Bío Bío., calculado en 5.3 grados en la escala de Richter.

5.3
Fecha-Hora viernes, 05 de marzo 2010 a las 12:01:53 (UTC) – Tiempo Universal Coordinado
viernes, 05 de marzo 2010 a las 09:01:53 AM hora local al epicentro
Hora del Terremoto en otras zonas de horario
Localización 37.48S 73.36W
Profundidad 35.0 kilómetros
Región BIO-BIO, CHILE
Referencia 75 km (50 miles) SSW of Concepcion, Chile
90 km (55 miles) W of Los Angeles, Chile
145 km (90 miles) SW of Chillan, Chile
510 km (315 miles) SSW of SANTIAGO, Chile
Calidad de la Localización Estimado de error: horizontal +/- 15.2 km; profundidad fijada por programa de localizacion
Parámetros de calidad
de localización Nst=76, Nph=76, Dmin=1003.4 km, Rmss=1.02 seg, Erho=15.2 km, Erzz=0 km, Gp=-1.0 grados
Fuente de información USGS NEIC (WDCS-D)
Código de Identificación del Evento us2010tla6

“La información todavía no puede ser completa (…) pero no tenemos reporte de daños materiales, excepto obvias caídas de trozos de edificios que estaban dañados, pero nada significativo”, dijo el jefe del Gobierno en la sureña región del Bío Bío, Jaime Tohá, a la radio Cooperativa.

Cientos de réplicas han aterrorizado a la población, luego del terremoto de 8,8 de magnitud que sacudió el sábado al centro y sur de Chile, uno de los más poderosos de la historia, y que fue seguido por varios tsunamis en los que pueblos costeros fueron borrados del mapa casi por completo.
“El piso brama y se sacude”, dijo un testigo de Reuters desde la ciudad de Concepción.
La cifra de muertos dejada por el peor desastre natural en los últimos 50 años en Chile es toda una confusión.
La noche del jueves, el subsecretario del Ministerio del Interior, Patricio Rosende, informó que las autoridades identificaron a 279 fallecidos, un día después de que comunicaran que los muertos alcanzaban los 802 sin dar los nombres de las víctimas.
Los diarios El Mercurio y La Tercera publicaron que la presidenta, Michelle Bachelet, salió también a corregir los datos y rebajó el número de muertos contabilizados sólo en la sureña región del Maule a 316 desde los 587 que había informado previamente.

USGS REPORT
Reuters y TVN24 Chile

Chile intenta volver lentamente la normalidad en medio de los devastadores efectos del terremoto de 8,8 grados Richter que afectó el pasado sábado a la zona centro-sur y que ha dejado unos 802 muertos, cientos de desaparecidos y una cifra aún no determinada de daños materiales.
La jornada estuvo marcada por el férreo control militar que ejercen más de 11.000 miembros del Ejército que vigilan armados las ciudades afectadas por el seísmo, donde sólo un toque de queda de 18 horas ha impedido que siguieran ocurriendo saqueos a los comercios, los que ha incluido incendios intencionales y que hicieron que el temor a un nuevo terremoto pasara a un segundo plano ante la incertidumbre de los sobrevivientes a los actos delictivos.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, calificó hoy de enorme la magnitud de los daños causados por el terremoto y dijo que el país necesitará al menos tres años para reconstruir las zonas afectadas.
El movimiento telúrico, de 8,8 grados en la escala de Richter, dejó un saldo preliminar de 802 muertos, una cifra no precisada de desaparecidos, 500 mil viviendas destruidas y dos millones de damnificados.
De acuerdo con la jefa de Estado, la reconstrucción tardará prácticamente todo el período de gobierno del próximo presidente Sebastián Piñera.
Bachelet viajó este jueves a las ciudades de Talca y Concepción, fuertemente afectadas por el sismo, para observar in situ cómo funciona la distribución de la ayuda a los damnificados.
La llegada de ayuda internacional marcó la actividad de Bachelet, quien recibió el apoyo directo de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, y del presidente de Perú, Alan García. Este último hizo un alto en la compleja relación que ha sostenido con Chile durante los últimos meses por la demanda marítima ante Corte Internacional de Justicia (CIJ), y viajó a Santiago para entregar personalmente la ayuda humanitaria que incluyó un hospital de campaña, 21 médicos y otros pertrechos.
Clinton, por su parte, trajo teléfonos satélite y anunció otra partida de importante ayuda médica y tecnológica, al tiempo que homenajeó la fortaleza del pueblo chileno ante la tragedia.
Asimismo, el ministro de Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, llegó a la capital chilena con varias toneladas de agua potable, tras el anuncio del presidente Evo Morales de donar la mitad de su sueldo para los damnificados chilenos.
España, la Unión Europea, Argentina, Japón, Corea y otras naciones anunciaron también su ayuda y se pusieron a disposición del gobierno chileno para que haga frente a la emergencia desatada por el terremoto que ha sido considerado uno de los seis seísmos más grandes de la historia del mundo.
En efecto, un video aficionado realizado un joven cibernauta Jhonatan fue grabado por su celular en momentos en que comenzaba el terremoto de 8.8 grados.La magnitud del movimiento fue devastador y la prueba gráfica sólo puede ser percibida por la capacidad inmutable del muchacho quien en todo momento no soltó el celular grabando la escena de pánico.”Grabando desde mi celular en el momento justo que se produce el terremoto, dice Jhonatan: Muchas, pero muchas gracias a todas las personas de Perú, Argentina, Colombia, México, Ecuador, Bolivia, España, El Salvador, Uruguay, Suecia, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Puerto Rico, Venezuela, Suiza, Costa Rica, Francia y de otros países más, por todo su apoyo que nos han brindado, de verdad muchas gracias…”(sic)

Bachelet, que tuvo una agotadora jornada entre la recepción de los personeros internacionales y varios viajes a las zonas afectadas por el seísmo, reconoció los gestos de buena voluntad y agradeció los aportes a nombre de los chilenos afectados.
Mientras los equipos de rescate remueven escombros en las zonas que sufrieron el mayor rigor del terremoto, Bachelet confirmó que la cifra de muertos llegó a 795 y que aumentará en las próximas horas, debido al gran número de desaparecidos tras los maremotos que alcanzaron varios poblados pesqueros y balnearios costeros.

Emergencia sanitaria

Por otra parte, el Gobierno también realizó un balance sanitario. El ministro de sanidad, Álvaro Erazo, confirmó que nueve hospitales chilenos quedaron en el suelo, que las camas hospitalarias que no están operativas son 4.000 y que los heridos llegan a 500, 100 de los cuales están en extrema gravedad. Por ello, la llegada e implementación de los hospitales de campaña que llegarán desde el exterior ha cobrado una gran relevancia.
Bachelet, por su parte, reconoció que los damnificados son dos millones de personas y que las viviendas destruidas suman al menos 500.000 los equipos de rescate luchan contra el tiempo para evacuar los cadáveres que están bajo los escombros y que, debido a las altas temperaturas causadas por las últimas semanas del verano austral, ya empiezan con su natural proceso de descomposición, con el consiguiente peligro para la salud de los sobrevivientes en lugares donde no hay agua potable ni energía eléctrica.
La distribución de alimentos también funcionó mejor durante la jornada. Las cinco millones de raciones de víveres básicos ya comenzaron a llegar a las zonas más alejadas y a los centros urbanos donde las personas duermen en la calle por el miedo a las fuertes réplicas que siguen recordando el gran terremoto del sábado, aunque bajo una estricta vigilancia policial para evitar saqueos.

AP, Reuters, AFP,Getty Images
Presidencia de Chile, Efe,Europa Express
Prensa Latina, Youtube y Twitter

A flooded area is seen after an earthquake in Pelluhue, some 322 kms, about 200 miles, southwest of Santiago, Sunday, Feb. 28, 2010. (AP Photo/Roberto Candia)

El sónido de un gong salva vidas. Y si no, lean la historia de una niña que dentro del anonimato que engloba la tragedia de Chile, se ha convertido en una heroina pues haciendo sonar el gong del pueblo Robinson Crusoe alertó a la población del archipiélago Juan Fernández, a 600 kilómetros de la costa chilena, de la llegada de un tsunami. La la niña observó por la ventana que los botes varados en la bahía saltaban y chocaban entre ellos.

Martina Maturana, una pequeña de 12 años, es la responsable heroicamente que en la isla de Robinson Crusoe, la única habitada de las tres que integran el archipiélago Juan Fernández, no haya habido más víctimas mortales de las ocho que dejó el tsunami a raíz del devastador terremoto de 8,8 grados del sábado. En la isla de Robinson Crusoe el terremoto apenas se dejó sentir, pese a lo cual la pequeña, hija de un carabinero, avisó a su padre quien, tras tranquilizarla llamó al abuelo a Valparaíso, en el continente, y les informó de la magnitud de lo ocurrido.
Nada más oír lo que pasaba, y tras ver por la ventana que las barcas en el puerto chocaban entre sí en un mar agitado, la niña salió corriendo a la plaza de la isla e hizo sonar el bong instalado en el centro del parque, alertando a los vecinos.
VEA MARTINA EN CNN
Pese a que Martina no conocía el código de emergencias estipulado entre las autoridades de la isla, su gesto despertó a algunos habitantes, que inmediatamente hicieron sonar las campanas y huyeron hacia las zonas más altas. Minutos después, una ola gigante irrumpió en la isla, provocando importantes daños. Su gesto de heroísmo ha sido narrado por el gobernador de Valparaíso, Ricardo Bravo, quien visitó ayer por la tarde el archipiélago, según informa en su edición de este lunes el diario «La Tercera».
La televisión chilena muestra un video aficionado del tsunami sobre la localidad de Concepción con olas de hasta 15 metros y donde 350 personas murieron.La entrada de las olas, una vez que el mar se retira de la playa es impresionante y cuesta creer que sus pobladores pudieron afrontar esa inmensa ola oscura y negra, que se avalanzó sobre ellos.

Los autores graban el video desde la cima del cerro Mutrún, lugar donde se refugiaron, ante la gigantesca ola, que tenía una altura de 10 metros, que cubrió totalmente su ciudad.
En tanto, la Armada chilena reconoció que dio “información poco clara” a la presidenta Michelle Bachelet sobre la probabilidad de un tsunami tras el terremoto del pasado sábado, pero aseveró que informó con tiempo a la Oficina Nacional de Emergencia.
“La presidenta llamó para ver si mantenía o no se mantenía la alerta. Nosotros fuimos poco claros en la información que le entregamos, dijo el comandante en jefe de la Armada, almirante Edmundo González, a Televisión Nacional de Chile.
Según un informe reservado citado este miércoles por el diario ‘El Mercurio’, la Armada, a través del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico (SHOA) comunicó a la mandataria que “el epicentro (del terremoto) está en tierra, luego no debiera haber tsunami”.
Un número no precisado de las más de 796 muertes provocadas por el sismo ocurrieron a raíz de inusuales oleajes que se abatieron sobre la costa de la zona centro sur del país y que llegaron hasta la isla de Juan Fernández, donde dejaron al menos 16 muertos y desaparecidos.
El Servicio Geológico de Estados Unidos alertó 10 minutos después del terremoto sobre la posibilidad de tsunami,alerta que se hizo eco en Twitter reproduciendose cientos de mensajes por minuto. Según una cronología divulgada por el diario, a las 03:55 horas el SHOA comunicó verbalmente a la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI) la alerta.
El almirante González, en Televisión Nacional, señaló que “no fuimos lo suficientemente precisos para decir a la presidenta si mantiene o se cancela; hubo titubeo”, indicó.

Nuevas réplicas de sismo se han vuelto a sentir en diferentes zonas de Chile, consecuencia del Big One ocurrido el pasado sábado, que causó unas 802 víctimas y casi 2 millones de damnificados.La primera sacudida de tierra se produjo a las 00:23 horas y tuvo una magnitud de 4,8 Richter, según el Servicio Geológico de EEUU, que situó el epicentro a dos kilómetros de la localidad costera de Pelluhue y a unos 360 de Santiago, en la región del Maule.Antes a las 23 horas del miércoles un sismo magnitud 6,1 Richter sacudió las regiones de Santiago y Valparaíso .A las 06:03 horas de hoy, otro sismo de 5,1 Richter según el Servicio Geológico de Estados Unidos afectó a la región del Bío Bío, con su epicentro bajo el mar, frente al puerto de Lebu

Pelluhue fue uno de los pueblos arrasados el sábado por un tsunami que inundó el litoral chileno poco después del terremoto, que alcanzó una magnitud de 8,8 Richter.
Antes a las 23 horas del miércoles un sismo magnitud 6,1 Richter sacudió las regiones de Santiago y Valparaíso y dejó a oscuras algunos sectores del área norte de la capital chilena.

El epicentro de este temblor fue localizado bajo el mar, a 39 kilómetros al suroeste de Valparaíso.Este temblor alcanzó cuatro grados en Santiago, Valparaíso, Quillota, Casablanca y San Antonio, mientras en Rancagua registró grado dos.
A las 06:03 horas de hoy, otro sismo de 5,1 Richter según el Servicio Geológico de Estados Unidos afectó a la región del Bío Bío, con su epicentro bajo el mar, frente al puerto de Lebu, a unos 643 kilómetros de Santiago en la provincia de Arauco.

Según los expertos, las réplicas del terremoto del sábado, que dejó además dos millones de damnificados en el centro y sur de Chile, podrían prolongarse hasta por dos meses.

AP,Efe,AFP,Reuters
Terra y N24 Chile