Las cámaras de seguridad de la Universidad de Utah han recogido lo que parece ser la ‘impresionante’ caída de un meteorito la medianoche del miércoles sobre el estado norteamericano. El resplandor fue tan intenso que pudo ser visto a cientos de kilómetros, en Nevada, los Ángeles, Idaho o Wyoming, según han recogido diferentes webs y medios de comunicación.
Algunos testigos del fenómeno han apuntado a medios de comunicación locales que «un flash tornó la oscuridad de la noche en luz como si fueran las doce del mediodía, por algunos segundos». También han asegurado haber escuchado «una gran explosión» cuando la luz desapareció. La roca, aunque es difícil de medir, podría tener «el tamaño de la cabeza de una persona».
El meteoro explotó pasada la medianoche. Algunos expertos apuntan a que podría tratarse de una de las rocas de las Leónidas, una famosa lluvia de meteoros que cada año es visible por estas fechas cuando la Tierra atraviesa la cola de desechos del cometa Temple-Tuttle.
Las Leónidas se caracterizan por ser muy veloces (sobrevuelan el firmamento a una velocidad de 71 kilómetros por segundo, más de 50.000 por hora) y, generalmente, dejan una gran estela. En realidad se trata de una lluvia de desechos sobrantes del Temple-Tuttle.
Cuando la órbita del cometa alcanza el punto más cercano al Sol, llamado perihelio, arroja una gran cantidad de material.
Si la Tierra pasa en ese momento por la cola de desperdicios, la lluvia es monumental. Es lo que ocurrió durante los años siguientes a 1998. Así, 2000 y 2002 fueron años de «grandes tormentas».
En estos momentos, sin embargo, se viven «los últimos coletazos» de ese fenómeno, con lo que el material visible es más disperso. Sin embargo, en Utah se han llevado una gran sorpresa.No es para menos, ahora que se ha estrenado la película sobre catástrofes naturales como ‘2012’.


Partiendo de una de las profecías de los mayas más conocidas, la película vaticina que el 21 de diciembre del 2012 habrá un gran cataclismo que marcará el inicio del fin del mundo. 2012 recrea en la gran pantalla los últimos días de la humanidad con una puesta en escena y efectos especiales de lujo –huracanes, tsunamis y volcanes en erupción–, en la que el telespectador se quedará de piedra al ver la destrucción de Los Ángeles, la Capilla Sixtina del Vaticano o el Cristo Redentor de Río de Janeiro

La productora Sony y su distribuidora Columbia Pictures deben estar frotándose las manos después del jugoso estreno el pasado viernes de la última película del director alemán Roland Emmerich. Con un costo aproximado cercano a los 134 millones de euros, la apocalíptica cinta 2012 se ha convertido en la más vista del año en su primer fin de semana en las salas de cine de medio mundo, con una recaudación récord de 150 millones.
Solo en los cines de EEUU y Canadá, la película logró recaudar en su primer día casi 16 millones de euros, y lo recogido en taquilla en todo el fin de semana ascendió a 43,4 millones de euros. Mientras, en el centenar de países donde se exhibió por primera vez la cinta protagonizada por John Cusak y Amanda Peet la recaudación fue de casi 107 millones de euros, con los franceses liderando el ranking con 11,5 millones.
Han sido meses y meses de bombardeo mediático y ahora los números hablan por sí mismos. A falta que se conozcan los datos definitivos, 2012 ha pulverizado otros récords al convertirse también en el filme que más ha recaudado en España en lo que va de año, con 5,6 millones de euros en su estreno el pasado fin de semana en 600 salas de cine, y además ocupa ya el sexto lugar en la lista de las cintas más vistas de toda la historia en su primer fin de semana en la gran pantalla.
Precisamente ayer se supo que la cadena de televisión por cable estadounidense FX ha comprado a Sony los derechos para poder convertir la película en una serie que se empezará a emitir a principios del 2012.