Anonymous publica enlaces a descargas gratuitas de música y cine de SONY

01UTC23UTCLunes0801

El debate sobre las leyes antipiratería en Estados Unidos y el cierre del portal de descargas MegaUpload han llevado a los hacktivistas adscritos al movimiento Anonymous a emprender campañas que van desde la publicación de la discografía de Sony hasta una invitación a dejar de consumir productos culturales.
Tras el ataque a las páginas web estatales estadounidenses, la intervención de sitios de la industria musical como Warner Music y Universal Music y la difusión de datos personales del jefe del FBI, las represaliadas tomadas por Anonymous en protesta por la clausura de Megaupload continuaron este lunes.
El colectivo de hackers publicó en esta página una serie de enlaces a descargas del catálogo música de Sony. Anonymous tuvo acceso directo a discografías completas y estrenos de cine y los hizo público para que los internautas las bajen de manera gratuita a sus computadoras, informó elmundo.es
Entre las obras puestas a disposición de los cibernautas (todas ellas protegidas por derechos de autor) figuran colecciones enteras de bandas como AC/DC, Aerosmith o Bruce Springsteen, así como películas producidas entre 2000 y 2011.
“Recuerda descargar y compartir toda la música libre que quieras”, señaló Anonymous al momento de compartir vía Twitter el enlace de la página de descargas.

La cuenta de Twitter @anonops ha sido el medio elegido por los hacktivistas de Anonymous para dar difusión a una lista con enlaces BitTorrent (a través de programas de intercambio de archivos o P2P) para descargar las discografías de los artistas que forman parte de la cartera de Sony Music, así como de las películas del gigante nipón estrenadas entre 2000 y 2011.
Las canciones de AC/DC, Justin Timberlake, Madonna o Paul Potts están expuestas a través de ese índice de enlaces, en el que también hay vínculos a estrenos de cine como “Misión Imposible 4” o “Jack y su gemela”.
“Black March” (Marzo Negro) es otra de las campañas lanzadas bajo el paraguas de Anonymous que anima a los internautas a “golpear los márgenes de beneficio” de la industria cultural boicoteando durante todo el mes el consumo de este tipo de contenidos.
No descargar canciones (ni legal ni ilegalmente), no ir al cine, no comprar videojuegos o no adquirir revistas y libros son algunas de las propuestas de la página black-march.com, que incluye además un gráfico sobre cómo ha disminuido el apoyo de los miembros del Congreso estadounidense a las leyes antipiratería SOPA y PIPA tras las protestas que registró internet el pasado día 18.
Una apariencia más “democrática” es la que envuelve la propuesta de la cuenta de Twitter @YourAnonNews en la que sus responsables han pedido a los más de 371.000 seguidores de su perfil que se pronuncien sobre cuál es la próxima página que les gustaría que Anonymous hackeara.

World War Web
El término “Guerra Mundial en Internet” comenzó a difundirse en el ciberespacio el mismo día en que Megaupload fue cerrada por el FBI. La intervención fue interpretada como represalia por la protesta contra las leyes antipiratería SOPA y PIPA que apoyaron activamente sitios como Wikipedia, Flickr, Wired, Boing Boing, entre muchos otros, y que contó con el apoyo de Google y Facebook.
Aunque el Departamento de Justica negó que la clausura de Megaupload tenga relación directa con las protestas masivas en Internet contra SOPA y PIPA, Anonymous desató una ola de ataques contra páginas web estatales como el FBI y la Casa Blanca. Además, promovió el colapso de páginas que defiende los derechos de autor y de la industria musical.
Las leyes antipiratería propuestas por las dos cámaras del Congreso estadounidense fueron retiradas indefinidamente. Es una de las primeras consecuencias de las protestas llevadas a cabo en miles de webs de Estados Unidos.
El Senador demócrata Harry Reid anunció el pasado viernes que cancelaba la votación de la ley Protect Intellectual Property Act, conocida como PIPA, programada para el martes 24 de febrero. El principal promotor del otro proyecto de ley que centra este debate, la Stop Online Piracy Act, (SOPA, por sus siglas en inglés) ha reconocido igualmente que “deben esperar hasta que haya mayor consenso”.
El 18 de enero estas dos leyes habían sido rechazadas por 31 legisladores. Dos días más tarde, 122 políticos se opusieron a la legislación, según el recuento que mantiene el medio norteamericano ProPublica.
“Está claro que debemos revisar nuestra perspectiva para solucionar de la mejor manera posible el problema de los ladrones extranjeros que roban y venden inventos y productos americanos”, ha afirmado en un comunicado el congresista republicano Lamar Smith, autor de la ley SOPA y miembro del Comité Judicial de la Cámara de Representantes que estudiaba el texto, sin saber que estaba siendo hackeado junto al director del FBI,Robert Mueller, por Anonymous.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: