Por blanqueo de dinero, Noriega el hombre fuerte de Panamá condenado en Francia

07UTC08UTCJueves0151


Tras haber pasado veinte años en prisiones de Estados Unidos, Manuel Antonio Noriega compareció ante la justicia francesa, que lo acusó del blanqueo de 2.3 millones de euros conseguidos a través del tráfico de drogas, delito que le costará otros siete años de cárcel.Noriega fue detenido y encarcelado en Miami acusado de narcotráfico en 1990. Tras purgar su primera pena en EE.UU. fue extraditado a Francia el pasado 26 de abril.La justicia francesa estimó que Noriega estuvo blanqueando dinero relacionado con el tráfico de drogas durante muchos años, distribuidas por el cartel de Medellín (Colombia) a través del Bank of Credit and Commerce International (BCCI), cerrado en 1991 por fraude internacional. Noriega se considera víctima de un complot político.



Según el antiguo militar panameño, hombre fuerte de Panamá, un país estratégico donde ejerció el poder más absoluto entre 1983 y 1989, el dinero acumulado en diversas cuentas corrientes, confiscadas en su día, provenía de una herencia y de sus sueldos como «colaborador» de la CIA.
Noriega ya fue juzgado por contumacia en París hace años y condenado a diez años de cárcel y 11,2 millones de euros de multa. Encarcelado en EE.UU., Noriega no pudo asistir a aquel primer juicio.
Tras largos años de procedimientos jurídicos, Francia consiguió la extradición reclamada para proceder a un nuevo juicio. El nuevo proceso francés a Manuel Noriega ha comenzado con una bizantina batalla de procedimientos.
Sus abogados avanzaron sobre dos series de argumentos paralelos. Francia «no tiene derecho» a juzgar a un acusado que ejercía como jefe de Estado cuando fueron cometidos los hechos que le son reprochados. Jefe de Estado recibido y condecorado oficialmente por el jefe del Estado francés, François Mitterrand, en 1987.
Durante los años 80, Noriega fue recibido en Francia con los brazos abiertos. Por aquellos años, la izquierda francesa sentía fascinación por un militar entre «revolucionario» y populista.
La defensa de Noriega reclamó, al mismo tiempo, el estatuto de «prisionero de guerra», que ya le había sido concedido en los EE.UU. Pero la justicia francesa es poco sensible a ese tipo de argumentaciones.
La concesión o no concesión del estatuto de «prisionero de guerra» no afecta a los delitos de tráfico y blanqueo de dinero del narcotráfico por el que Noriega ya fue condenado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: