Fallido atentado en Times Square era una conspiración terrorista, precisaron autoridades de Nueva York

05UTC05UTCMiércoles1229

Shahzad fue detenido en el aeropuerto J. F. Kennedy a bordo de un avión a punto de despegar rumbo a Dubái.
Aparte de una foto difundida en serie en las cadenas estadounidenses donde se le ve sonriente, con una fina barba, poco se sabe de este hombre.Las autoridades norteamericanas afirman que recibió un entrenamiento para la fabricación de bombas en Waziristán, región de Pakistán reputada por ser un centro de reclutamiento de los terroristas

En Paquistán, las autoridades arrestaron a al menos dos personas, por sospechas de que tuvieron contacto con Shahzad

Estados Unidos volvió a dejar constancia de su vulnerabilidad ante la amenaza de nuevos atentados terroristas, al confirmar la detención de Faisal Shahzad , la pieza clave de una trama criminal con ramificaciones en Paquistán, que estuvo a punto de golpea el corazón de Times Square en Nueva York la noche del pasado sábado con un coche bomba.
“Se trata de una conspiración terrorista que buscaba asesinar a estadounidenses en uno de los lugares más concurridos de nuestro país”, confirmó en una multitudinaria rueda de prensa el procurador general de Justicia, Eric Holder, al anunciar la imputación “por terrorismo y posesión de armamento de destrucción masiva” que a partir de ayer pesa contra Faisal Shahzad, un ciudadano estadounidense de origen paquistaní de 30 años, que no ha tardado mucho en reconocer su crimen.
Shahzad se enfrenta a penas de prisión que podrían alcanzar la cadena perpetua, según confirmó ayer la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York, donde los detalles de su confesión —incluida la versión de que había recibido entrenamiento en explosivos en campamentos al oeste de Paquistán—, han ofrecido una primera composición de la escena a los cuerpos de seguridad y han desatado una intensa cacería y detención de algunos de los colaboradores de este terrorista fallido en ciudades como Karachi.
Tras una frenética actividad de los cuerpos de seguridad, Eric Holder comparecía ayer al lado de la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, para confirmar los detalles de una carrera contrarreloj de 53 horas que culminó con la detención del sospechoso en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, cuando se disponía a abordar un vuelo de Emirates Airways que lo llevaría hasta Paquistán, con una corta escala en Dubai.
Fuentes próximas a la investigación confirmaron que la detención de Shahzad se produjo poco antes de que éste abordara el avión, tras una operación de seguimiento a cargo del FBI y la policía de Nueva York que arrancó la noche del domingo, cuando se confirmó y contrastó la identidad de Shahzad con la de la persona que compró el coche abandonado en Times Square con una carga explosiva y un temporizador manufacturado de forma muy rudimentaria.
“Gracias a las nuevas reglas establecidas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), pudimos evitar que Shahzad abordara el avión y conseguimos que retornara de la pista de despegue para realizar otras detenciones”, aseguró Napolitano, en referencia a la detención preventiva que se realizó de otros dos sospechosos que ya habían embarcado el vuelo y que fueron liberados después de confirmar que no estaban vinculados con la trama terrorista. Un detalle que alertó a las autoridades fue que Shahzad compró su boleto de avión con dinero en efectivo.
En conferencia de prensa, John S. Pistole, director del FBI, aseguró que la impericia del fallido terrorista para fabricar la bomba impidió una tragedia en el corazón de Nueva York.
Al comentar la detención del frustrado terrorista, el presidente Barack Obama aseguró durante una conferencia ante empresarios en Washington, que la investigación en curso se encargará de determinará los posibles vínculos de Shahzad con el terrorismo internacional.
“No nos dejaremos aterrorizar”, dijo Obama, al destacar el papel de la población civil, en este caso de un veterano de guerra y vendedor de camisetas que alertó a la policía del vehículo con explosivos. El ataque, que pudo haber costado centenares de vidas se pudo evitar “gracias a que ciudadanos comunes y corrientes estuvieron vigilantes” y alertaron a las fuerzas del orden.
En Paquistán, las autoridades arrestaron a al menos dos personas, por sospechas de que tuvieron contacto con Shahzad.
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que no se tolerarán prejuicios contra la comunidad paquistaní.

BBCMundo,AP,El UniversalMx,
NYTimes y El Tiempo co

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: