Marea negra en costas de Louisiana, Alabama y Florida en alerta: el mayor derrame petrolero de la historia en imagenes

05UTC01UTCSábado1257

IMPACTANTES IMAGENES DEL DERRAME PETROLERO EN EL GOLFO DE MEXICO, QUE SE EXTIENDE HACIA COSTAS DE LOUISIANA, AMENAZA ALABAMA, MISSISSIPPI Y FLORIDA, CORTESIA DE BOSTON GLOBE Y AGENCIAS INTERNACIONALES DE NOTICIAS

La Casa Blanca interviene hoy de forma más agresiva para contener la mancha petrolera que se esparce desde una plataforma en el golfo de México, casi 10 días después de iniciada la catástrofe.
El gobierno movilizó recursos y personal de la Armada para que se uniera a la Guardia Costera de Louisiana, el personal de la compañía British Petroleum, pescadores de la región y hasta convictos del estado con el objetivo de evitar que el crudo toque tierra,reseña Prensa Latina.

La administración de Barack Obama calificó el derrame la víspera como un desastre nacional, cuya repercusión nadie se atreve a calcular hasta el momento ante la imposibilidad de cerrar las brechas bajo el agua por donde sale el petróleo hacia el mar.
Especialistas de la Guardia Costera y la petrolera británica certificaron que el desastre era mayor a lo creído, al descubrir que producto de un tercer boquete, el torrente de crudo incorporado al medio ambiente era cinco veces superior a lo imaginado.

Helicópteros que sobrevuelan el territorio reportaron anoche la llegada de manchas de escaso espesor a las playas de Plaquemines, en Louisiana, y calcularon que la punta de la marea negra se aproxima a apenas 10 kilómetros.
Ecologistas temen por el futuro de unas 400 especies que habitan en la región del delta del Mississippi y los pantanos del sureste de Louisiana, entre ellos, varios tipos de aves migratorias, pelícanos, nutrias de río y visones, refiere la televisora NBC.

Ninguna de las barreras instaladas para impedir el paso del combustible, ni la quema de porciones de la mancha resultó efectiva hasta el momento, y se espera que los trabajos se dificulten aún más dentro de los pantanos.
El desastre acarreará además grandes pérdidas a la industria pesquera y turística del sur estadounidense, así como a la actividad portuaria en el Mississippi, en cuyo curso se encuentran importantes enclaves como el de Nueva Orleáns.

La British Petroleum, operadora de la plataforma accidentada el pasado 20 de abril, calcula pérdidas por miles de millones de dólares, no ya sólo en los esfuerzos de limpieza, sino también por concepto de indemnizaciones, multas y otros gastos.
Además, expertos citados por The New York Times consideran que el futuro de la compañía en el golfo de México está en riesgo, dada la poca efectividad para contener el derrame y las críticas que comienzan a cernirse sobre la exploración a mar abierto.

Los estados de Florida y Alabama también declararon el estado de emergencia

En horas de la madrugada del viernes empezaron a llegar, muy cerca de la desembocadura del río Mississippi, las primeras trazas de petróleo fruto de la explosión de una plataforma petrolera en el Golfo de México, con lo que se empezaron a ver aves muertas o contaminadas con crudo.
El derrame se originó después de la explosión de una plataforma operada por la British Petroleum (BP), lo que provocó el vertimiento en alta mar de unos 5.000 barriles diarios, desde un pozo a 1.525 metros de profundidad marina.

Llenando formas para suministrar sus botes a la Guardia Costera y poder contener el derrame petrolero en Lousiana

Según el diario ‘El País’, de Madrid, a pesar de que, en teoría, todas las plataformas de extracción cuentan con mecanismos para resolver este tipo de situaciones, en este, el sistema hidráulico que podría cerrar el paso de crudo se destruyó con el resto de la plataforma y de dos mecanismos de emergencia -uno automático y otro de activación remota-: uno falló y el otro nunca fue instalado. Queda una válvula de cierre manual que las máquinas robot intentan operar con su brazo mecánico.

Hasta ahora, Louisiana es el estado más afectado, según su Departamento de Fauna, Flora y Vida Marina. El crudo amenaza a más de 400 especies y el gobernador del estado, Bobby Jindal, le exigió al presidente Barack Obama que le dé los fondos para que 6.000 efectivos de la Guardia Nacional se desplieguen en la zona para minimizar los daños, quienes acompañarían a reclusos, entrenados vertiginosamente, para ayudar a limpiar las costas y a recoger a los animales contaminados.


Zona rica en biodiversidad

La importancia de esta área, expresa el diario El Tiempo radica en que es un ecosistema de gran diversidad, del cual depende gran parte de la pesca de mariscos en el país, además de ser la zona de descanso de más del 70 por ciento de las aves acuáticas estadounidenses.
Este viernes, BP afirmó, a través de su portavoz Sheila Williams, que “asume toda la responsabilidad por la marea negra y la limpieza”, y que pagará los daños y perjuicios a las personas afectadas por el derrame de crudo.

Horas antes, el gobierno de E.U. había aumentado la presión contra BP al afirmar que debe hacer más para enfrentar el desastre.
Obama, de hecho, ha salido ha hablar del tema dos veces en las últimas 24 horas. En una de esas intervenciones, afirmó que a pesar de que la explotación marina de petróleo estará suspendida hasta que no concluyan las investigaciones, esta seguirá siendo un pilar básico de la política energética del país, aunque recalcó que debe hacerse de forma segura y responsable.

El mes pasado, el presidente estadounidense había propuesto al Congreso la apertura de exploraciones en aguas del Atlántico y Alaska con el fin de buscar autoabastecimiento.
Por lo pronto, el reloj sigue corriendo y el pozo sigue arrojando petróleo al mar, amenazando también las costas de Alabama, Mississippi y Florida.

La esperanza es que la excavación de un nuevo pozo de alivio pueda controlar la fuga. El problema es que eso podría tardar varios meses y que, en ese momento, quizás sea muy tarde para evitar lo que se presagia como uno de los mayores desastres ecológicos en la historia de Estados Unidos.

Los comentarios están cerrados.