La Unión Soviética destruyó cadáver de Hitler, excepto fragmentos del cráneo guardados por antigua KGB

04UTC30UTCViernes0210

El 30 de abril de 1945, Adolf Hitler se suicidó con un tiro en la cabeza en su bunker subterráneo bajo Berlín, momentos luego de que Eva Braun, su esposa por solamente un día, se suicidara ingiriendo cianuro.Mucho antes de sus últimos días escondido en el bunker de Berlín, Adolf Hitler estaba al tanto de que no ganaría la guerra que comenzó. Hitler se volvió cada vez más recluido a medida que la derrota se acercaba, sus planes de éxito cada vez más alocados y poco realistas. En marzo de 1945, mientras los ejércitos Aliados se cerraban sobre Alemania, Hitler destruyó los restos de la industria, el transporte y la comunicación en Alemania, esperando que su país se destruyera consigo.Los restos del dictador nazi Adolf Hitler fueron destruidos por orden de los dirigentes soviéticos, pero en los archivos se conservan fragmentos de su cráneo y mandíbula, aseguró el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, ex KGB).

Hitler se mudó al Fuhrerbunker, un complejo subterráneo bajo los edificios de la Chancillería en Berlín. Ahí se volvió cada vez más histérico, y sus empleados intentaron convencerlo de escapar del bunker para mantener el Reich vivo. Pero Hitler se rehusó, decidiendo permanecer en el bunker hasta el final. El ejército soviético estaba ya disparando contra los edificios e la Chancillería para el 27 de abril, y Hitler no tenia un ejército suficiente como para defender su propio escondite.
El 28 de abril, Hitler, furioso, se enteró de que Heinrich Himmler, uno de sus camaradas, había intentado entregar los ejércitos alemanes a los Aliados. Hitler luego escribió su testamento y declaración final, en la que culpaba a los judíos por todo lo que había salido mal (tal como había hecho durante toda su vida). Alrededor de la medianoche se casó con Eva Braun, su amante por muchos años.

El 29 de abril, Hitler se enteró de la captura y ejecución de Mussolini. Al día siguiente, supo que el ejército soviético estaba a solamente cuadras de su escondite. Hitler y su esposa se retiraron a sus aposentos. Luego de escuchar un tiro, los miembros del equipo de Hitler entraron para encontrar a Hitler muerto con una bala en la cabeza y a Eva Braun muerta luego de haber consumido una cápsula de cianuro, y las mascotas de ambos, envenenadas. Sus ayudantes luego quemaron los cuerpos.

Trasfondo: Los eventos que llevaron al suicidio de Hitler

Hitler sorprendió al mundo cuando, el 1 de septiembre de 1939, su ejército Nazi invadió Polonia y dio inicio a la Segunda Guerra Mundial. Al principio de la guerra, los soldados de Hitler fueron exitosos a causa de su estrategia de “blitzkrieg,” que significaba un envío muy rápido de muchos diferentes tipos de soldados tanto por tierra como por aire. Su ejército luego continuó para invadir varios países europeos, incluyendo Checoslovaquia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e incluso Francia en 1940. Gran Bretaña fue capaz de defenderse.

Aunque Hitler había hecho un pacto de no-agresión con la Rusia Soviética antes de invadir Polonia, rompió el pacto e invadió el país en 1941 en un intento de propagar su “Solución Final” y los horrores del Holocausto.
Sin embargo, para cuando invadió Rusia, la guerra había crecido; los Aliados incluían ahora a los Estados Unidos. Aunque Hitler declaró en Octubre de 1941, pocos meses después de la invasión soviética, que la Unión Soviética “jamás se alzaría de nuevo,” había subestimado grandemente el poder del ejército soviético, y la severidad de los inviernos en Rusia, y sus generales comenzaron a buscar salidas de escape.
Hitler decidió tomar el control del comando militar él mismo.
Al mismo tiempo, el aliado de Alemania, Italia, estaba perdiendo terreno. Para julio de 1943, el reinado de Mussolini había terminado y las fuerzas aliadas estaban ganando terreno por sobre el ejército de Hitler, que estaba ahora a la defensiva.

Para entonces, muchos de los generales del ejército Nazi se habían dado cuenta de que Alemania no podía derrotar a tantos enemigos, y su frustración con Hitler llevó a un plan de asesinato en 1944. El plan falló, pero Hitler pronto se escondió en el Fuhrerbunker en Berlín, donde pasaría sus días restantes.

Ultima foto de Hitler en el bunker tomada en abril 19 del año 1945

Los restos del dictador nazi Adolf Hitler fueron destruidos por orden de los dirigentes soviéticos, pero en los archivos se conservan fragmentos de su cráneo y mandíbula, aseguró el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, ex KGB). Los restos permanecieron enterrados provisionalmente en un bosque cerca de la ciudad germana de Rathenow.
Hasta ahora, el destino del cadáver del dictador han estado sujetos a toda suerte de especulaciones. Los soviéticos confirmaron, en 1955, la muerte de Hitler, pero nunca mostraron los restos. Solo se mostró en un museo soviético un hueso que supuestamente pertenecía a su caja craneana. Sin embargo, un examen realizado en septiembre pasado demostró que esos restos no pertenecían a un hombre, sino a una mujer.

Los restos del dictador

Ahora, Yuri Jristofórov, jefe del Archivo de la FSB, asegura que aún se conservan restos óseos del dictador. Según su relato, el 13 de marzo de 1970, el entonces presidente del KGB, Yuri Andrópov, pidió al Politburó comunista autorizar la destrucción de los restos de Hitler que la URSS aún guardaba. Habían sido enterrados junto con los de varias personas más el 21 de febrero de 1946 en un lugar secreto en una base militar del sector soviético de Alemania.
En ese lugar, en el número 36 la calle Westendstrasse de la ciudad de Magdeburgo, estaban enterrados los restos de Hitler, su esposa Eva Braun, así como el ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels y su familia.

Habían sido hallados por las tropas soviéticas el 5 de mayo de 1945 cerca de la Cancillería del Tercer Reich en Berlín (donde estaba el búnker de Hitler) y estudiados por los servicios secretos. Los restos de Hitler, Braun y los Goebbels habían permanecido provisionalmente enterrados desde junio de aquel año en un bosque cerca de la ciudad germana de Rathenow.
El plan de Andrópov preveía “exhumar y destruir físicamente los restos de los criminales de guerra” para evitar que fanáticos de Hitler peregrinasen hasta esa fosa común, en caso de conocerse su localización.

Únicos fragmentos

La exhumación y destrucción de los restos las llevó a cabo el 4 de abril de 1970 un equipo operativo del departamento del KGB del Grupo de Tropas Soviéticas, relató el general Jristofórov, quien añadió que la destrucción “se realizó mediante su incineración en una fogata en un descampado cerca de la ciudad de Schönebeck, a 11 kilómetros de Magdeburgo”. Los restos quemados junto con el carbón fueron desmenuzados hasta el estado de cenizas
“Los restos quemados junto con el carbón fueron desmenuzados hasta el estado de cenizas, que fueron recogidas y arrojadas al río Biederitz”, según el correspondiente acto oficial.

Sin embargo, el general ruso aseguró que en el Archivo del FSB se guarda una parte de la mandíbula de Hitler, mientras que en el Archivo estatal de Rusia permanecen algunos fragmentos del cráneo.
“Aparte de estos materiales, recogidos en mayo de 1945, no existen otros fragmentos del cuerpo de Hitler; al menos no hay ninguna información al respecto. Todo lo que quedaba de Hitler fue quemado en 1970”, subrayó.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: