Jesúcristo fue acusado de blasfemo contra la Ley de Moisés, y de “rebelión contra Roma”

04UTC01UTCJueves0247


“ Y levantándose todos ellos, le llevaron ante Pilato.
Comenzaron a acusarle diciendo: «Hemos encontrado a éste alborotando a nuestro pueblo, prohibiendo pagar tributos al César y diciendo que él es Cristo Rey.»

Pilato le preguntó: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» El le respondió: «Sí, tú lo dices.»

Jesús era una figura política y un demandante al trono de Israel. Su Entrada Triunfal en Jerusalén como la de un Mesías anhelado que destruiría a los Romanos y tomaría su reinado legítimo, terminó en fracaso, crucifixión y muerte como un rebelde. Sus motivos eran políticos y el contexto de sus acciones como encontramos en las partes más creíbles de los Evangelios, apoya esta conclusión. Jesús simpatizaba con la causa Celote (Fanática). El Sumo sacerdote Caifas, un sacerdote Saduceo y asignado por los romanos, buscaba activamente prevenir la rebelión abierta contra Roma no sea que esto se intensificara y pusiera en peligro la poca autonomía que Cesar Augusto dio a los sacerdotes del Templo. Envió a la policía de Templo para detener a Jesús, seguramente basándose en que Jesús era sedicioso (rebelde) contra la autoridad romana. Fue acusado de blasfemo contra la Ley de Moisés, y de “rebelión contra Roma”. Hosanna!, es el antiguo grito de independencia judía y que Jesús no haya sabido las acciones sediciosas que esto implicaba, y el impacto político que su acto causaba, sería por lo menos increíble decirlo. ¿Era Jesús culpable?¿Merecía la pena de muerte?

Hay que considerar que nos encontramos con unas contradicciones considerables: si sólo hubiese sido culpado de desacato a la ley judía, entonces era imposible que los romanos le condenasen a morir de forma tan vil, ya que a estos les importaba muy poco la religión hebrea y las rencillas que sus creyentes pudieran tener entre ellos.Los romanos únicamente por la acusación de proclamarse rey, y de ser un revolucionario mesiánico y además atentar contra la integridad del Imperio, podían tomárselo en serio. En aquellos tiempos la pena de prisión era muy rara.
La pena de muerte (ius gladius) era aplicada en casos extremos como el asesinato o la traición y la pena más común para delitos graves era el destierro. El castigo de los azotes servía como advertencia a los culpables de delitos menores como desórdenes, pequeños robos, etc. Pero en ningún caso podía ser aplicada a un ciudadano romano ya que el Derecho Romano lo prohibía expresamente.
Jesús fue un lider revolucionario, un celota, a quien los romanos ejecutaron como a tantos otros. Otra alternativa sería que fue condenado por las autoridades religiosas judías, y por motivos religiosos: la pretensión de ser el Mesías enviado por Dios, considerada una blasfemia; de este modo, la crucifixión no fue un malentendido de lo que significaba la obra de Jesús, sino la lógica consecuencia de su actividad religiosa, que chocó con las autoridades judías; únicamente por una denuncia tendenciosa de éstas ante el poder romano, Pilato interpretó equivocadamente el significado de la obra y de la persona de Jesús, viendo una intención política y sediciosa, con la consecuencia de la ejecución en la cruz. Quizás Pilatos pensó que mejor dejar que mataran a Jesús para calmar el ansia de sangre de aquellos judíos y así, con cobardía, dejó a Jesús en manos de los verdugos no sin antes dejar constancia de que él no tenía nada contra aquel hombre al que iban a crucificar.

El Nazareno de San Pablo,cortesía twitter @mujeres_libertad

En roma los delitos debían constar en una lista y el Ius Gentium respetaba los delitos estables como tales.
Los miembros del Sanhedrín, temerosos de Cristo, decidieron su muerte espoleados por Caifás, sumo sacerdote. Pero el sanedrín no tenía competencias jurídicas civiles y no podía aplicar el Ius gladii, la pena de muerte. Entregan a Jesús acusándolo de ser un malhechor traído ante Pilato para ser condenado debido a que en la ley judía no había o no tenían la facultad para aplicar la pena de muerte.
Pensaron que seria mejor que Roma fuera la que ejecutara la pena y se llevara las culpas. Así que llevaron a Jesús ante Poncio Pilato y le acusaron no sólo de ser un blasfemo contra la Ley de Moisés, sino también de “rebelión contra Roma” y por ello trataron que Pilato creyera que Jesús era un revolucionario anti-romano.

Salida del Nazareno de la Basílica Santa Teresa en Caracas, cortesía twitter @victormejias

Jesús fue traicionado y entregado por Judas Iscariote; arrestado en el huerto de Getsemaní; abandonado por sus discípulos y particularmente negado por el primero de ellos, Pedro.
Los datos evangélicos, cuya antigüedad -incluso anterior a las cartas paulinas- cada día parece más evidente a los más serios investigadores, nos ofrecen una extraordinaria garantía de autenticidad histórica.

Santo Sepulcro Iglesia Claret, cortesía twitter @shirena18

La causa de la condena de Jesús no fue otra que su pretensión divina, claramente blasfema si realmente no fuera en verdad el Hijo de Dios vivo, de la misma naturaleza del Padre.

La Resurrección

Finalmente, conviene añadir que aceptar la responsabilidad del Sanhedrín en la condena de Jesús no significa en absoluto descartar la culpabilidad del Prefecto romano Poncio Pilato, ni disminuirla; ni tampoco significa atisbo alguno de antisemitismo. Es constatar la realidad de un hombre que fue y seguirá siendo: “El Rey de Reyes”.

Derecho Romano/ Cuarta Edición/ Marta Morineau Iduarte y Román
Iglesias González.
La Sagrada Biblia/ Nueva Edición Guadalupana
http://www.geocities.com/Athens/Forum/5661/palabraviva6.html
http://cristiano2000.tripod.com/xto_01135_juiciopilato_01.htm
http://comunidad.derecho.org/patrims/txtjesus.html
http://members.es.tripod.de/LafabiWords/jesus/proceso-3.htm
http://www.artehistoria.com/historia/personajes/4551.htm
ARRESTO Y JUICIO A JESUS,James Still

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: