Nevadas en Europa cubren España, Francia e Italia, incluyendo isla de Córcega

03UTC10UTCMiércoles0244

Nevadas excepcionales para esta época del año, poco antes de comenzar la primavera, se registran en la región fronteriza entre España y Francia, con inusuales imágenes de playas del Mediterráneo nevadas, pero sobre todo perturbaciones en trenes y carreteras.
Unos 6.000 pasajeros de trenes y autobuses, así como camioneros bloqueados por la nieve cerca de la frontera entre ambas naciones en los Pirineos debieron refugiarse en albergues o en vagones y unos 220.000 abonados seguían ayer sin electricidad en Cataluña.La isla francesa de Córcega, a unos 200 kilómetros al sudeste de la Costa Azul, y en pleno mar Mediterráneo, tampoco escapó a este fenómeno de nieve “excepcional e inédito” según el servicio meteorológico francés.

Las nevadas en el noreste de España son las más fuertes en 25 años y provocaron que 174 vías de Cataluña se afecten por las nevadas y 35 carreteras se cierren.
“Ante la previsión de condiciones meteorológicas adversas, sobre todo en forma de nieve o viento, el SCT pide que se extreme la prudencia al volante”, aconsejo el Servicio Catalán de Tráfico (SCT), que también advirtió de los peligros de circular sobre carreteras heladas.

Un total de 174 carreteras de Cataluña, que dejó imágenes sorprendentes de una Barcelona blanca, están afectadas por las nevadas. En 39 carreteras está prohibida la circulación, precisó Protección Civil.Las nevadas caídas en las últimas horas en el noreste de España son las más fuertes en 25 años
Las autoridades francesas contabilizaron unos 1.800 pasajeros de trenes bloqueados.

Unas 700 personas pasaron la noche en gimnasios municipales, 550 jubilados o alumnos en viaje escolar a España fueron alojados en centros municipales.Centenares de camiones seguían bloqueados a ambos lados de la frontera.

Cientos de pasajeros del tren talgo Barcelona-París, bloqueados en la estación de Cervera, cerca de la frontera española, pasaron la noche en el tren y esperaban este martes por la mañana la llegada de un convoy de ayuda, indicaron las autoridades de los departamentos franceses de Pirineos Orientales y Aude.

Los bomberos hicieron posible que la calefacción de los trenes fuera mantenida durante la noche al suministrar al tren un suplemento de gasóleo.Las autoridades de la zona proporcionaron a los pasajeros alimentos de un supermercado de la región.
En Perpiñán, un tren de literas fue transformado en dormitorio para albergar a pasajeros bloqueados, pero un pasajero, Jean Marc Rossignol, denunció en Narbona que “hasta las 03H00 de la madrugada no nos dieron mantas”.
La ciudad de Carcasonne estaba cubierta por una capa de nieve de 20 centímetros.

El frío y la nieve perturbaban también el tráfico vial. El puesto fronterizo de Perthus se mantenía cerrado, y la autopista A9, que conduce a la frontera española, era solamente accesible por una sola vía hasta Boulou, a 6 kilómetros de la frontera.
En Italia, la nieve cubrió ayer los cascos históricos de Florencia y Siena, en Toscana y también la isla de Elba y la torre inclinada de Pisa, un fenómeno raro en Italia, en las localidades cercanas al mar.
Cerca de Viterbo, a un centenar de kilómetros de Roma, la nieve ocasionó graves problemas de circulación y en la sureña Calabria, en las zonas más montañosas, hubo hasta 40 centímetros de nieve y temperaturas muy bajas.

En Elba la nieve paralizó la circulación y aisló varias localidades. Las escuelas permanecieron cerradas al igual que en la región de Umbría, donde la nieve cubrió los medievales cascos históricos de Perusa, Asís, Orvieto y pueblitos a orillas del lago Trasimeno.
Además de nevadas, Italia está afectada por vendavales en sus costas, lo que perturbó el transporte marítimo y las conexiones por ferry con la mayoría de las islas.
La isla francesa de Córcega, a unos 200 kilómetros al sudeste de la Costa Azul, y en pleno mar Mediterráneo, tampoco escapó a este fenómeno de nieve “excepcional e inédito” según el servicio meteorológico francés.
A partir de los 300 metros de altitud, la nieve caída en la isla la madrugada de este martes alcanzó una capa de diez centímetros en promedio y los vientos eran del 100 km/h.
No obstante, el tráfico aéreo y marítimo no se vio perturbado.

AP, AFP, Efe
Trina Ruscalleda, Meg y Yasved Pérez
en Barcelona

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: