Juan Pablo II elevado a ‘Venerable’ en los altares por su sucesor el Papa Benedicto XVI

12UTC20UTCDomingo1225



Padre Nuestro ( cantado por Juan Pablo Segundo)

http://www.goear.com/files/sst4/mp3files/02072008/91b191c66e2ebc0322b1d1b1d8d57fb2.mp3″

El carismático Juan Pablo II, primer Papa eslavo de la Historia y el 264º pontífice que ocupó el trono de Pedro, fue proclamado este sábado “venerable” por su sucesor Benedicto XVI, por lo que deberá alcanzar las gloria de los altares el próximo año, siendo esta proclama un regalo de Navidad para los miles de creyentes del ‘Papa Bueno’ como se le conoció en vida a este noble hombre de Dios.Elegido el 16 de octubre de 1978 como sucesor de Juan Pablo I, falleció el 2 de abril del 2005 tras una larga enfermedad que el mundo entero siguió paso a paso.

Karol Wojtyla había nacido en la localidad de Wadiwice, cerca de Cracovia (Polonia), el 18 de mayo de 1920 en el seno de una familia modesta.
Su padre, Karol, aprendiz de sastre como su abuelo, fue llamado a las armas en 1900 por el ejército de ocupación austriaco y llegó a oficial en 1915.
El joven Karol, que tuvo que trabajar en una mina de sodio para vivir, prosiguió con tenacidad los estudios secundarios y luego universitarios.

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Alemania nazi ocupó su país, animó un grupo de teatro clandestino y terminó sus estudios de seminarista, ordenándose como sacerdote en 1946.
Después de haber sido profesor de Teología, en 1964 fue nombrado obispo de Cracovia, por lo que participó en el Concilio Vaticano II. En 1967 llegó a cardenal.
Su pontificado pasó a la historia por los viajes apostólicos realizados en el mundo entero y por haber renovado la Iglesia Católica, tras la crisis post-conciliar provocada por las reformas iniciadas con el Vaticano II, consideradas demasiado radicales por algunos.


Escribió 14 encíclicas, de las cuales tres de ellas consagradas a delicados temas socio-económicos.
A lo largo de su pontificado -uno de los más extensos de la historia de la Iglesia-, Juan Pablo II se pronunció sobre la paz y el entendimiento internacional, la defensa de los derechos humanos, la promoción de una gran Europa del Atlántico a los Montes Urales, y la solidaridad entre el Norte y el Sur.
En sus numerosos discursos y ensayos, también propició la reconciliación con los judíos, la protección de la vida humana desde antes del nacimiento y la reafirmación de los principios tradicionales de la Iglesia católica en el campo de la moral sexual.

A finales de los años 80, su actuación en Polonia y su influencia sobre el ex bloque comunista jugaron un peso determinante en la caída de los regímenes comunistas de Europa Oriental, según coinciden numerosos historiadores.
Juan Pablo II fue víctima de un atentado el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro, que lo dejó gravemente herido. Tres balas disparadas por el terrorista turco Ali Agca lo hirieron en el abdomen y en la mano.
Su proceso de beatificación fue abierto dos meses después de su fallecimiento, a los 84 años, un plazo excepcionalmente breve ante el clamor de miles de fieles el día de su entierro que gritaban: “¡santo ya!”,”¡santo ya!”.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: