“Otto, te ama” un pequeño San Bernardo de un añito fue bendecido por el hermano del Papa, Georg Ratzinger

11UTC17UTCMartes1257


One Love, Bob Marley
http://www.goear.com/files/sst2/mp3files/01102006/9049eeda5a354f03c101a9316816f1b1.mp3″
“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”… Esta sabia frase de San Francisco de Asis, patrono de las mascotas, determina cuán valioso es el grano de arena que el ser humano puede aportar para preservar nuestro planeta de la destrucción, así como evitar la extinción de especies y luchar contra la crueldad desmedida.

Otto, un precioso perro San Bernardo de apenas un añito, ha sido bendecido hoy por el hermano del Papa Benedicto XVI, Georg Ratzinger, en la Vieja Capilla de Regensburgo, al sur de Alemania. El hermano del Papa Ratzinger ha manifestado que está feliz por bendecir al animalito que ayudará a la gente de la zona y contribuirá a su felicidad. Además, Otto lleva un pequeño barril en su cuello, con la inscripción “Otto te ama”.La bendición del hermoso San Bernardo fue un momento de humilde festejo por parte de los sacerdotes que extasiados contemplaban al pequeño ‘Otto, te ama’, otra creación de Dios.

Esta nota me hace recordar bella oración de las mascotas que había leído antes y que encaja en este bondadoso momento por parte del hermano del Papa Ratzinger para con el San Bernardo “Otto, te ama”:

Oración de las mascotas

“Oh Señor de todas las Criaturas, haz que el hombre, mi dueño, sea tan fiel a todos los hombres, como le soy fiel.
Haz que sea tan cariñoso con su familia y sus amigos como yo lo soy con él. Haz que custodie honradamente los bienes que Tú le confías, como honradamente custodio los suyos.
Dale, Oh Señor, una sonrisa fácil y espontánea, como fácil y espontáneamente muevo mi cola. Haz que esté siempre dispuesto a la gratitud como estoy siempre pronto a lamer su mano.
Concédele una paciencia como la mía; espero su retorno sin quejarme nunca.
Dale mi coraje y rapidez para sacrificar todo por él, desde cualquier comodidad y hasta la vida misma.
Consérvale mi juventud de corazón y mi alegría de pensamiento.
Oh Señor de todas las Criaturas, como yo soy siempre verdaderamente perro, haz que él sea siempre verdaderamente hombre”.

http://lanenaboricua8.wordpress.com/category/oraciones-para-las-mascotas/


Los comentarios están cerrados.