A Gaddafi no lo querían hospedar ni en las calles de Nueva York

09UTC24UTCJueves1255

Tras intentar quedarse en la propiedad que el gobierno libio tiene en Nueva Jersey y querer plantar su peculiar tienda en Central Park, Gaddafi tampoco pudo dormir en una propiedad que la firma Trump tiene en la localidad de Bedford, cercana a la ciudad de NY, y donde ya había plantado su jaima beduina.
PR09D240909,photo01_456_336.jpgNYprotestalibio

Los neoyorquinos recibieron con problemas de alojamiento y diversas manifestaciones de protesta al líder de Libia, Muammar Gaddafi, quien participó ayer en los debates de la Asamblea General de la ONU.
El primer viaje de Gaddafi a EU es objeto de polémica en NY y el resto del país, donde se ofreció al libio un frío recibimiento, cuya máximo muestra fue que ningún hotel de la ciudad quisiera hospedarle y que las autoridades le hayan impedido alojarse en su famosa jaima beduina.
Tras intentar quedarse en la propiedad que el gobierno libio tiene en Nueva Jersey y querer plantar su peculiar tienda en Central Park, Gaddafi tampoco pudo dormir en una propiedad que la firma Trump tiene en la localidad de Bedford, cercana a la ciudad de NY, y donde ya había plantado su jaima beduina.

104806.jpgcarpabeduina

Las autoridades de ese municipio paralizaron la instalación de la carpa en una nueva muestra de que el libio es persona non grata en EU, un país que durante décadas le ha considerado afín al terrorismo y que ahora, con unas mejores relaciones, sigue mirando al líder libio con mucho recelo.
El diario New York Post lo tachó de paria internacional y déspota cruel y excéntrico, y detalló que el libio planeaba dormir en la misión consular de su país.
Al tomar la palabra en la ONU, en un discurso que incluyó decenas de temas y estuvo plagado de improvisaciones y extravagancias, onu2Gaddafi lanzó críticas contra el Consejo General de la ONU y las grandes potencias.
Atacó particularmente la dominación ejercida en el Consejo de Seguridad por sus cinco miembros permanentes, señalando que no debería llamarse Consejo de Seguridad, sino consejo del terror.
Demandó cambios fundamentales para Naciones Unidas, un organismo “terrorista” que requiere ser reformado.
Pidió además 7.77 mil millones de dólares “en nombre de mil reinos africanos” que exigen de Occidente ser indemnizados por la colonización del continente negro.
Para cerrar su discurso dijo: “seríamos felices si Obama pudiera quedarse para siempre como presidente de EU”.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: