‘BO’ Obama ya tiene tarjeta de presentación: los jardines de la Casa Blanca sirvieron de escenario

08UTC01UTCSábado1259

bo-obama-dog.jpgtarjetabo

La Casa Blanca publicó la fotografía oficial de “Bo”, el perro de aguas portugués de la familia Obama, en la que aparece en el jardín sur de la sede presidencial.
La residencia oficial anunció también que se obsequiarán a los visitantes tarjetas postales con la imagen de “Bo” y serán incluidas en correspondencia a las cartas que -según la propia Casa Blanca- los Obama reciben mostrando interés por la popular mascota familiar.

Obama-and-Dog-Bo-Playing-Football

La mascota saltó a palestra central desde su llegada a la Casa Blanca el pasado 14 de abril como un regalo del senador demócrata Edward Kennedy.
Además causó gran interés entre el público desde la misma noche en que Barack Obama como presidente electo les dijo a sus hijas Malia Y Sasha que cumpliría su promesa de regalarles un perro a su llegada a la Casa Blanca.

bo-obama-family-dog-03

Según expertos, las mascotas de la Casa Blanca tradicionalmente proyectan imágenes afectivas, de unidad familiar, incluso humorísticas como aquella en que “Socks”, el gato de los Clinton, se posó en el atril que ocupa a diario el portavoz presidencial en las conferencias de prensa.
Aunque también pueden ocasionar episodios embarazosos para los ocupantes de la residencia más famosa del mundo, como aquel en que “Barney”, la mascota de los Bush, mordió a uno de los reporteros de la fuente.

Obama

En la imagen oficial, “Bo” posa en el jardín sur de la Casa Blanca con su nuevo hogar en el fondo, en una toma del fotógrafo Chuck Kennedy.
Bo’ fue educado por los entrenadores caninos del senador Kennedy y tuvo que superar unos días de prueba en la Casa Blanca para convertirse en la mascota elegida
Durante su visita ’secreta’ supo obedecer cuando le ordenaron sentarse y caminar, y lo más importante de todo: siguió al presidente Obama por toda la habitación.
“¡Es tan adorable!”, dijo una fuente “anónima” al rotativo, quien calificó el citado “encuentro” como “magnífico”.

Obama-dog-Bo-Brian_1394403i

Aquí vemos al Director de Operaciones de la Oficina Oval Brian Mosteller protegiendo sus zapatos del juego preferido de Bo Obama. obama_dog_merchandising-300x300

La aparición de “Bo” en la Casa Blanca ha originado un sinfín de valoraciones sobre qué debería hacer el clan Obama para integrarle sin problemas en el día a día del hogar.
Entre los comentaristas no faltó el “gurú” televisivo del adiestramiento canino, el mexicano César Millán.

bo_obama_white_house3

“El mejor consejo que le puedo dar a la familia Obama es que nunca trabajen en contra de la Madre Naturaleza. Completad las necesidades genéticas de vuestro perro, ejercicio, disciplina y cariño en ese orden y tendréis los fundamentos para una relación equilibrada” , dijo Millán a la revista People.
Este experto, conocido por su programa “The Dog Whisperer” , advirtió que no siempre las personas que mandan en su trabajo trasladan ese liderazgo a sus mascotas “ahí es cuando aparecen los problemas” , declaró Millán, quien recomendó que todos los Obama se conviertan en figuras de referencia para “Bo” .

bo_obama_oval_officeDesde el Portuguese Water Dog Club of America se señaló el apego de esa raza de perros a los miembros de su grupo y se alertó de que no es bueno “dejarlo solo durante largos períodos de tiempo” .
La Sociedad Americana de Veterinarios de Comportamiento Animal insistió, por su parte, en la trascendencia que tendrán los cien primeros días con los Obama en la socialización de “Bo”
“Será importante que se le presenten paulatinamente las cosas que le puedan asustar, como los helicópteros, las multitudes y los reporteros con micrófonos y se asocien con algo bueno” , se afirmó en un desde esa organización.
No faltaron las críticas a la elección de “Bo” por el hecho de que los Obama finalmente recurrieran a un criador y no a una perrera para elegir su perro, como había trascendido que harían durante el período electoral.
Sin embargo, la familia Obama pareciera estar feliz con Bo y los comentarios surgidos por la llegada de su mascota se han diluido en la opinión pública, por la simpatía que emana la mascota de la Casa Blanca.

131218.JPGbo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: