El show bolivariano se muda a El Calafat

05UTC17UTCDomingo1031

Argentina Venezuela

Con empanadas, cordero asado y dulce de calafate, la presidenta Cristina Kirchner agasajó anoche al presidente venezolano, Hugo Chávez, a sus hijas y a la comitiva que llegó hasta aquí para conocer hoy el mundialmente famoso glaciar Perito Moreno y cumplir con una vieja invitación.
La llegada de Chávez estuvo rodeada de un operativo de seguridad y cierta paranoia nunca vista aquí en los últimos seis años, ni siquiera cuando llegaron otras figuras internacionales. Sin embargo, sólo el jueves estuvo confirmada la presencia del líder bolivariano en la ciudad favorita de los Kirchner y hubo una fuerte guardia que inspeccionó todos los lugares que Chávez visitará.
Pero salvo el operativo que llegó a evaluar la insólita opción del cierre total del Parque Nacional Los Glaciares durante las horas que durase la visita, poco cambió en la fisonomía de esta ciudad donde el invierno ya llegó para quedarse. Finalmente, según se confirmó anoche, los presidentes recorrerán un sector de las pasarelas, que será reservado para la comitiva, mientras que en el resto de los caminos seguirán circulando los pocos turistas que se encuentran aquí.glacbarco15i9l53
Esos turistas casi no notaron la extensa caravana de autos que atravesó rauda la ciudad hasta la Hostería Posada Los Alamos, donde anoche se alojaron los visitantes. Antes, el intendente local, Javier Belloni, había recibido a los presidentes en el aeropuerto. El Gobierno movilizó cinco aviones (entre oficiales y privados) para trasladar a las dos comitivas. Uno de esos aviones se detuvo en Comodoro Rivadavia por cuestiones climáticas y demoró la cena.
Según pudo conocer LA NACION, a Chávez y a sus hijas estuvo destinada la suite real de la coqueta posada rodeada de álamos que le valen su nombre, la misma en que se alojaron los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, cuando visitaron los glaciares, en 2004. La posada de cinco estrellas se encuentra frente a la residencia de los Kirchner. A pasitos de allí, en el hotel boutique Los Sauces, la inversión de los Kirchner, anoche se alojó el canciller Jorge Taiana.
Cristina y Néstor homenajearon a Chávez con una cena organizada en uno de los tres restaurantes del hotel, que cuenta con 120 cubiertos. Anoche lució dispuesto exclusivamente para los 70 comensales invitados, según el pedido presidencial.
El menú es sencillo si se considera que se trata de un restaurante gourmet especializado en cocina regional contemporánea. El mismo consistió de varios pasos, con una pre entrada, para dar lugar a empanadas de lomo cortado al cuchillo, para luego pasar al plato principal: cordero “al palo”, cocinado en el fogón a la vista de los comensales. El postre: parfait de calafate y frutos del bosques para justificar el dicho local: el que prueba calafate, regresa.
La cena terminó pasada la medianoche, y para hoy a la mañana la comitiva partirá al Parque Nacional Los Glaciares. Los Kirchner cumplirán un rito realizado con los reyes de España, el brasileño Lula Da Silva y Ricardo Lagos: retratarse frente a las majestuosas paredes de hielo del glaciar Perito Moreno.

Ser rico no es malo

Chávez vivió un día entero de placer y vacaciones, con una recorrida al Parque Nacional Los Glaciares acompañado por el gobernador Daniel Peralta y el canciller Jorge Taiana.
“Tenemos que acelerar el paso ante el caos en que vive el mundo”, afirmó ayer Chávez ante la consulta de LA NACION, al hacer un escueto análisis de la reunión y la firma de acuerdos bilaterales con la Presidenta. barc2e57crr
“La crisis del capitalismo mundial nos obliga a apurar la integración entre Argentina y Venezuela y estamos decididos a hacerlo”, agregó.
Hasta último momento se esperó que Cristina Kirchner fuera la guía turística del venezolano, pero eso no ocurrió. Pasado el mediodía, Chávez, las dos hijas y los tres nietos del líder bolivariano, ministros y funcionarios de alto rango y medio centenar de custodios poco amigables, llegaron a las pasarelas del glaciar Perito Moreno, a 75 kilómetros de aquí. bufanmr7kb7
Lo hicieron a bordo de dos camiones ultramodernos adaptados para la aventura 4×4, gentileza de un empresario local amigo de los Kirchner.
“Estoy maravillado, estoy maravillado”, no se cansaba de repetir Chávez, que durante las dos horas de su visita no dejó de hablar con la gente que se le acercaba.cafe2jfkeox
“Me preguntó qué estábamos haciendo y le expliqué que se trata de un ascensor para personas discapacitadas”, relató contento Carlos Miranda, un obrero de la construcción que como tantos detuvo su trabajo ante el revuelo chavista. “¡Viva el Che!” gritó Chávez. Aplausos y vivas hubo en las pasarelas.
“¿Y ustedes, de dónde son?”, le preguntó a una pareja de londinenses. “Tienen que llevar este mensaje, contar las maravillas de este lugar”, recomendó.
Chávez rompió la barrera de su propia custodia permanentemente y no paró de hablar en todo el recorrido de las pasarelas.
Al final, regresó al puerto de Punta Bandera, pero antes le prometió a Peralta que volvería a transmitir desde aquí su programa televisivo “Aló, Presidente”.
ay3hhe

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: