EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD ENTRARA EN CARACAS EL DIA 21 DE DICIEMBRE a las 1 y 18 pm hora de Caracas y 17 y 48 hora universal o Greenwich


Joy to the World



Lo más importante es que al Espíritu de la Navidad hay que recibirlo con alegría, felicidad, sentirnos bien, en armonía.Algunas personas se quejan de que este fin de año triste, que la situación, que no es como los años anteriores, aprovechemos este tiempo para dar un toque de alegría y mejorar pensamientos y vibraciones para que la abundancia y el amor nos acompañe.Mucho se ha escrito sobre el Espíritu de la Navidad, hay rituales, algunos recomiendan comprar cosas, el recibimiento de esta energía tan especial hay que hacerlo de manera sencilla, sin tantas complicaciones.Días antes de la llegada del Espíritu de la Navidad arreglaremos nuestro hogar, ordenamos todo, desechando cosas que no se usan, objetos viejos, partidos y dejamos lo bello, lo nuevo, lo hermoso, que brille la luz de la prosperidad, salud y felicidad.

El día del Espíritu de Navidad, nuestra casa estará vestida para las fiestas de fin de año, con los adornos más bellos que tengamos, frutas en la mesa, uvas, un buen vino, y comida adecuada, puede ser lo que acostumbramos para el plato navideño.Nuestro hogar es el reflejo abundancia, felicidad, amor.
Nos preparamos todo el año siempre para esta importante fecha ya casi todos tenemos en mente lo que queremos pedir, nos envuelve la alegría, la espiritualidad, la magia de este precioso día, pero….
¿Has pensado un segundo siquiera en entregar algo? ¿Qué tienes preparado para entregar ese día? ¿Cómo están tus emociones, tus sentimientos con relación a aquello o a quien decidiste hacer a un lado y no asumirlo?
El maravilloso y Mágico Espíritu de la Navidad solo llega aquellos lugares donde hay espacio para entrar, no importa que sobre o falte en tu mesa, en tu casa, cuanta esencia tengas para limpiarla o cuantas velas prendas para invocarlo, el llega con un solo mensaje llenar de amor nuestros espacios internos para sacar esa basura dañada que pesa y bloquea nuestra verdadera riqueza: la capacidad que tenemos para actuar y alcanzar siempre nuestros objetivos materiales, espirituales, y profesionales y convertirnos en seres realmente prósperos y dichosos por eso en este momento vamos a conectarnos con el perdón.
El perdón es una expresión de amor y se basa en la aceptación, aceptación implica dejar ir el dolor y continuar la vida. La falta de perdón inhibe el progreso personal pues nos mantiene estancados, atados a una persona o a la situación no perdonada.
En nuestro Ritual de Invocación Del Espíritu de la Navidad lo primordial es perdonarnos primero a nosotros mismos por no haber respondido al ideal de cómo deberíamos ser. Cuando nos perdonamos por nuestros errores, nuestro auto aceptación y nuestro auto perdón se extiende a otros. Perdonar implica desprenderse del dolor, el resentimiento, la ira y el deseo de venganza o represalia. El acto de perdonar es una de las partes más importantes de la celebración del Espíritu de Navidad, pues significa un compromiso personal, la profunda certeza de que hacemos y pensamos lo correcto.

Esta tarea tiene un carácter individual y debe realizarse en la tranquilidad del hogar, sin nada que nos interrumpa. Cenamos en familia y tal vez tengamos algunos invitados que se quedarán para la meditación.
Luego de la cena, charlamos un rato, cantamos, reimos, nos contamos cómo estuvo este año, recordando los momentos de felicidad y de éxitos.
Hacemos una lista de nuestros logros durante el año, recordemos momentos de felicidad, alegría, amor, abundancia.
Luego, hacemos la lista de nuestras metas, una por una, pensando, visualizándolo, imaginando que ya está realizado.
Y vamos a la meditación. Con gratitud y visualizando con emoción nuestras metas ya logradas.

Ritual de Invocación Del Espíritu de la Navidad

Nos sentaremos con lápiz y papel, prendemos un incienso de suave aroma, como rosa, jazmín o sándalo. En ese instante hacemos una revisión del año que está por terminar, damos gracias por todo lo bueno que recibimos y observamos todo lo aprendido a través del error y el dolor.
Comienzo a escribir todas las metas materiales o espirituales alcanzadas, y las no logradas, esto lo hago con mucha humildad, sin sentimientos de culpa o reproche.
Continuando con el Ritual de Invocación Del Espíritu de la Navidad haremos una lista de cada una de las personas haciendo una breve visualización de ella y de la situación que hemos compartido y según sea el caso, perdonamos o pedimos perdón, sintiendo que somos guiados por una fuerza interior, que estamos acompañados por nuestro ángel de compañía y bajo el influjo de Zadquiel, quien dirige nuestro proceso de limpieza a través del perdón y la llama violeta.
Esta lista puede ser hecha de una vez o en el transcurso de varios días para no dejar afuera ninguna situación, de cualquier manera, una vez terminada la carta es el momento de hacer una meditación, invocando al arcángel Zadquiel.
Relajo el cuerpo, sentado, dejo reposar los pies sobre el suelo, coloco las manos sobre las rodillas. Cierro los ojos y me concentro en mi respiración, cuando no siento peso alguno visualizo el Rayo Violeta que desciende sobre mi y me envuelve irradiando energía de perdón, liberación, compasión, misericordia, amor y paz.
En el Ritual de Invocación Del Espíritu de la Navidad comienzas sintiendo que te perdonas, antes que a nadie, a ti mismo, admitimos la responsabilidad de corregir las equivocaciones del pasado como un primer paso hacia un sendero de luz; que cada error fue una lección de vida para crecer como ser humano, y nos aceptamos tal como somos.
Envía la Llama Violeta a los que hayas ofendido y a los que te hayan ofendido a ti, luego concéntrate en inhalar perdón y exhalar todas las heridas y angustias en la llama violeta y déjalas ir, entrégalas, no las atraigas de nuevo, no las vuelvas a revisar otra vez.
Al terminar quemaremos con fuego Liberador la lista, soltaremos las cenizas al viento y estaremos internamente listos para hacer nuestras peticiones al Espíritu de Navidad.
Al perdonar nos desprendemos de las ataduras del pasado; nos liberamos de preocupaciones, problemas y creencias negativas sobre el propio yo. Para volar con los ángeles debemos ir ligeros de equipaje y con actitud positiva pues:
Todo lo que se mantenga en la mente de manera persistente, como una creencia o un concepto arraigado, es lo que se manifiesta en nuestra vida.

Afirmaciones
Yo, vivo la Presencia de Dios.
Yo, estoy en armonía con el Universo.
Yo soy el creador; yo decido lo que quiero ser.
Estoy llena de amor, alegría. He creado abundancia física, mental, emocional y espiritual en mi vida.
Tengo un equipo interno funcionando en completa armonía y me apoya en mis propósitos.
Ejercito todas las partes de mi cerebro, visualizo, afirmo, imagino, escribo.
Pienso y actúo desde mi Ser.
Tomo el control de mi vida. Yo elijo lo que quiero ser.
Yo, doy y recibo amor incondicionalmente.Gracias por mi abundancia y mi prosperidad.


Recuerden que la alegría, amor, armonía, regalos, compartir, fe, gratitud, paz… eso lo creamos y lo trae el Espíritu de la Navidad.


Que la alegría y paz de este día, nos acompañe siempre.
¡Feliz recibimiento del Espíritu de la Navidad!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.