El primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue atacado por un manifestante cuando participaba este domingo de un acto de su partido político, el Partido de la Libertad, en la norteña ciudad de Milán.De acuerdo con la información de AP brindada por la policía italiana, un hombre de 42 años, identificado como Massimo Tartaglia, arrojó una reproducción en miniatura del Duomo, la catedral de Milán, contra el rostro del gobernante, en momentos en que Silvio Berlusconi de 73 años, se había acercado al público para firmar autógrafos tras su discurso

Berlusconi que en todo momento estuvo conciente y aún después de caer volvió a levantarse ensangrentado para saludar a sus partidarios, fue inmediatamente subido a un automóvil y trasladado al Hospital San Raffaele de Milan, con una herida sangrante en la boca.
Según un primer diagnóstico, Berlusconi perdió bastante sangre y sufrió una lesión interna y externa en el labio superior, así como daños en los dientes y fractura del tabique nasal.
El acto del que participaba Berlusconi era transmitido en vivo por la televisión, y en las imágenes se podía ver al primer ministro con sangre debajo de la nariz, en la boca y debajo de un ojo, mientras sus asistentes lo ayudaban a ponerse de pie.
El portavoz del primer ministro italiano dijo al canal de noticias Sky, por teléfono desde la unidad de emergencias del hospital San Raffaele que los médicos habían decidido mantener al gobernante en observación durante la noche. “Veremos lo que dicen los doctores mañana a la mañana”, dijo, Paolo Bonauiti.
El atacante de Berlusconi no tiene antecedentes penales y las autoridades descartan que el incidente tenga vínculos con algún grupo extremista organizado. Según los investigadores, al detenido le habían retirado la libreta de conducir hace un tiempo y se encuentra desde hace diez años bajo tratamiento psicológico en un hospital de Milán.
El acto partidario del que participó Berlusconi había sido tenso, porque manifestantes le gritaron “payaso” y “dimisión”, mientras el primer ministro criticaba la intolerancia de los opositores al grito de “vergüenza”.
El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, expresó a través de un comunicado de prensa su “más firme condena”a la agresion contra Berlusconi, al que transmitió su solidaridad.
Este es el segundo ataque contra Berlusconi en los últimos años. El 31 de diciembre de 2004, un turista llamado Roberto del Bosco arrojó un trípode de una cámara fotográfica contra Berlusconi provocándole una contusión detrás de la oreja.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.