El tatuaje estelar de Kimberly

06UTC23UTCMartes0544

A las jovencitas que les gustan los tatuajes, vean lo que le pasó a Kimberly, una joven belga que luego de ponerse la cara como “stars wars”, ahora le hecha la culpa al tatuador.

*”Es terrible. No puedo salir a la calle, estoy tan avergonzada. Simplemente me veo horrible”, decía la joven, que denunció los hechos.

Kimberley Vlaeminck, la joven belga que denunció la semana pasada que el tatuador le había colocado 56 estrellas negras en la cara en lugar de las tres que había pedido, acaba de confesar la verdad. Quiso hacerse un cambio de look radical pero, al ver la cara de su padre cuando fue a recogerla, inventó esa mentira tan poco creíble para que no la castigara.
La chica, de 18 años, se ha confesado a la cadena de televisión holandesa VRT, pero sólo a medias, porque lo ha hecho pensando que las cámaras estaban apagadas. Los periodistas le hicieron creer que no la grababan y, mediante ese ardid, empezaron a tirarle de la lengua hasta que cantó. “Una parte es cierta, pero el resto, no”, admite Vlaeminck en la grabación, para añadir que le gustan sus casi todos sus tatuajes, salvo los que tiene en la nariz. Vlaminck, natural de la ciudad de Kortrijk, 90 kilómetros al noroeste de Bruselas, se hizo el tatuaje en un salón de Courtrai. Pagó 89 dólares.
La joven dijo la semana pasada que el tatuador, un rumano llamado Rouslain Toumaniantz, aprovechó un momento en el que estaba dormida para hacerle 56 estrellas en la cara, a pesar de que ella le había pedido tan sólo tres. Vlaeminck“Parezco un monstruo”, llegó a decir Kimberley, entre lágrimas. La chica, que asegura que se despertó por el dolor que sentía en la nariz, alegó problemas de comunicación con el artista, que no entendió lo que ella quería. “Es terrible. No puedo salir a la calle, estoy tan avergonzada. Simplemente me veo horrible”, decía la joven, que denunció los hechos.
Toumaniantz lo negó todo desde el principio. Aseguró que Kimberley quería adornarse la cara como un cielo estrellado y que era bien consciente de cuál iba a ser el resultado. El artista añadió que nunca la drogó ni le dio medidacamento alguno para que se durmiera y que él se limitó a hacerle el trabajo pactado con ella. Es más, según su versión Vlaeminck contempló cómo iba el trabajo.
“Parezco un monstruo”, llegó a decir Kimberley, entre lágrimas.
“Es terrible. No puedo salir a la calle, estoy tan avergonzada. Simplemente me veo horrible”, decía la joven, que denunció los hechos.

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: