Recomendaciones para evitar virus porcina

04UTC29UTCMiércoles0108


Los países afectados o supuestamente afectados por la gripe porcina ya están tomando medidas. Así, se han impuesto restricciones de viaje, se han establecido cercos epidemiológicos, cerrado centros escolares (en México y Estados Unidos) y se ha puesto en cuarentena a las personas contagiadas y a las que se cree que lo están.
EVITAR EL CONTAGIObebemomfotonoticia_20090428215423
Una persona que ha contraído el virus de la gripe puede pasárselo a otra al estornudar, al toser o a través de las manos. Los síntomas de la gripe porcina son los de la gripe común –fiebre repentina, dolor muscular, irritación de garganta y tos seca–, pero los enfermos también pueden sufrir vómitos y diarrea severos.
Lo que las autoridades sanitarias recomiendan a la gente para evitar el contagio es que se laven las manos frecuentemente, ya que el uso de mascarillas, según los expertos, no suele ser de gran ayuda. Los virus de la gripe pueden flotar en pequeñas partículas de saliva o moco, pero generalmente no recorren más de uno o dos metros. Sin embargo, al depositarse luego en superficies, pueden acabar entrando en contacto con la boca, los ojos o la nariz.

UNA ENFERMEDAD NUEVA

En el siglo XX hubo tres epidemias de gripe: la española de 1918, la asiática de 1957 y la de Hong Kong de 1968, causadas por tres tipos de cepas del virus A de la gripe: H1N1, H2N2 y H3N2, respectivamente. La gripe española, la más temprana y grave de este siglo, afectó a entre un 20 y un 40 por ciento de la población mundial y mató a 50 millones de personas. No obstante, la OMS ha dicho que el mundo está hoy más preparado que entonces para afrontar una pandemia.
Por otro lado, la gripe de 1957-58 provocó la muerte de dos millones de personas aproximadamente, y la de 1968-70 causó entre 1 y 3 millones de víctimas mortales. Posteriormente, en 2003, apareció la gripe aviar, que hasta hoy ha dejado 257 víctimas mortales y ha afectado a 421 personas en 15 países.
El caso actual es un virus A de la gripe que se denomina H1N1 y contiene ADN de virus aviario, porcino y humano. Parece que tiene la capacidad de pasar fácilmente de una persona a otra, lo que le diferencia de la mayor parte de los virus H1N1, que raramente infectan a las personas y, si lo hacen, no es a gran escala.
Las nuevas cepas de los virus gripales se pueden expandir con rapidez porque las personas no tienen una inmunidad natural frente a ellas. Normalmente, cuando una cepa está relacionada con otra que existe desde hace tiempo, la gente tiene una cierta inmunidad y, por lo tanto, es difícil que se produzca una pandemia. Pero la actual gripe porcina contiene elementos genéticos de los virus animales, lo que la hace más peligrosa.
Actualmente no existe una vacuna contra la gripe porcina, y aunque la OMS y el Centro estadounidense para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están trabajando con varias empresas para intentar producirla en caso de que fuese necesario, este proceso se prolongaría durante varios meses. No obstante, la mayoría de los países –España incluida– han almacenado medicamentos antivíricos como Tamiflu o Relenza.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: